Jueves 15 de noviembre 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Oración por unidad

Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros […]. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Juan 17:11, 22.

Unidad no es uniformidad. Es algo mucho más profundo, fecundo y permanente. La unidad de los creyentes fue la oración y la pasión de Cristo. El verdadero vínculo de la unidad de los creyentes no es externo. No depende de pólizas, reglamentos, normas o aun leyes. No depende de una estructura organizacional sólida, que puede a su vez ser flexible y mantenerse en el tiempo, ni depende de personas inteligentes o astutas. La unidad de los hijos de Dios es un vínculo de amor encarnado en el alma.

La unidad de los creyentes es una expresión de la unidad del Padre y el Hijo: “Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti” (Juan 17:21). ¿Con qué propósito? “Para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado” (vers. 23).

Todo confluye en el amor. La oración de Jesús es una oración de amor que brota del Padre amoroso que ama a su Hijo, a quien entregó por el mundo, a quien también amó desde siempre. Hemos sido amados por Dios desde la eternidad (Efe. 1:3-6). El nos amó y nos amará siempre.

Jesús ora para que sus hijos se amen, y así expresen que Dios es amor. La gente es indiferente ante las cosas de Dios no tanto porque considere que él no existe, o que es malo, sino porque quienes nos decimos ser sus discípulos no nos amamos entre nosotros. Cristo ora para que el amor garantice el testimonio de Dios en la Tierra. El mundo necesita ver en nosotros el amor que predicamos de Jesús, pues nadie es movido a la conversión por lo que creemos sino por lo que vivimos.

Jesús espera que hoy el mundo diga, como registró Tertuliano que decían de los primeros cristianos: “¡Mirad cómo se aman! Mirad cómo están dispuestos a morir el uno por el otro”.

“Unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón” (Hech. 2:46).

Oración: Señor, ayúdame a ser uno con mi hermano.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*