Domingo 7 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | A mover el esqueleto

«Yo les hablé como él me lo había ordenado. Y mientras les hablaba, oí un ruido: era un terremoto, y los huesos comenzaron a juntarse unos con otros. (Ezequiel 37: 7).

¿Alguna vez has visto un esqueleto? Incluso esos que cuelgan inofensivamente en las aulas de ciencias como cuidando el lugar, pueden llegar a ser un poco espeluznantes (especialmente si los miramos
durante mucho tiempo). Imagina entonces lo extraño y misterioso que sería ver un valle entero de esqueletos cobrar vida, ¡como una escena de una película de terror! Eso fue exactamente lo que le sucedió a Ezequiel.
En Ezequiel 37, el profeta dice que Dios lo llevó a un valle que estaba lleno de huesos. Dios le preguntó a Ezequiel: «¿Crees tú que estos huesos pueden volver a tener vida?». Atónito e inseguro, Ezequiel respondió: «Señor, solo tú lo sabes» (versículo 3).
Entonces. Dios le ordenó a Ezequiel que les hablara a los huesos. ¡Qué locura! ¡Predicarle a huesos! Pero al parecer a Ezequiel no le resultó tan alocada la idea, pues allí de pie, ante el valle de huesos, dio un paso al frente y comenzó a profetizar. Mientras hablaba, las palabras de Dios despertaron al Espíritu de Dios en ese valle. Los huesos empezaron a sonar, luego a unirse a los otros huesos para formar cuerpos, y finalmente los tendones, la carne y la piel comenzaron a cubrir los cuerpos.
¡Qué escena tan increíble! Pero Dios no se detuvo allí: también les dio aliento de vida. Pero no los trajo de vuelta a la vida para que se sentaran en el valle a charlar. Sino que ¡los revivió para hacer cosas increíbles! Ezequiel dice que «revivieron y se pusieron de pie. Eran tantos que formaban un ejército inmenso» (versículo 10). Dios unió huesos dispersos para crear un poderoso ejército que trabajara para él.
Dime algo: ¿Alguna vez has sentido como si te pesaran los huesos? Es como si todo tú estuvieras allí, pero no te sientes del todo vivo. Dios puede devolverte a la vida. Pídele que lo haga y él te sorprenderá. Y cuando te dé esa vida, no lo hará a medias: te despertará, te hará parte de su ejército y te pondrá en movimiento, como lo hizo en el valle de los huesos secos.

Ponlo en práctica: ¿Hay aspectos de tu vida en los que no te sientes plenamente vivo? ¿Qué puedes hacer esta semana para que revivan?

Ponlo en oración: Lee Ezequiel 37: 1-14 y pregúntale a Dios qué quiere enseñarte con esta historia.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
¿Y ENTONCES…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*