Domingo 16 de agosto 2020

Devoción Matutina para Adolescentes 2020

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2020 – Una idea genial para cada día – Portada libro

Paul Bailey

“Solo es vergonzoso si tú estás avergonzado”.

 

UNA IDEA GENIAL PARA CADA DÍA

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2020

 

“Pues nadie se acuerda jamás del sabio ni del necio; con el paso del tiempo todo cae en el olvido, y lo mismo mueren los sabios que los necios” (Ecl.2:16)

Se acercaba mi primer recital de piano. Me dediqué a aprender mi parte: una sonata de Beethoven.

La noche del recital, mi profesor, el señor DeLeón, me dijo que me sentara en la primera fila. Debíamos sentarnos en el orden en el que tocaríamos. Aunque yo tenía catorce años, era nueva y tenía que sentarme con los niños pequeños y tocar cerca del comienzo del programa.

Cuando llegó mi turno, noté que mis manos estaban frías y sudadas, pero toqué la sonata perfectamente. ¡Qué alivio! Después de unos pocos aplausos caminé de vuelta a mi lugar y me senté con los otros alumnos. Había terminado, ¡y no había cometido ningún error!

Y entonces vino la bomba. Rick, que era compañero mío, pero como pianista estaba mucho más avanzado, se inclinó hacia adelante desde su asiento, ubicado justo detrás de mí. Con una risita, me dijo:

-¡Tienes el cierre abierto!

Y él y los demás alumnos que estaban a su lado largaron una carcajada. -Qué gracioso -repliqué, molesta.

Pero Julie lo confirmó.

-Es verdad.

Lenta y trémulamente, tanteé detrás de mí en la silla del auditorio. Me quedé sin aliento al sentir un gran hueco en mi falda. Mientras el siguiente alumno tocaba el piano, reconstruí lo que había sucedido. Había estado tan enfocada en mi parte que, al vestirme, me había puesto la falda, había cerrado el botón arriba y me había olvidado de subir el cierre. Nadie lo había notado porque la falda había permanecido derecha al estar parada y tapada por el respaldo al estar sentada… Hasta que me senté en el banco del piano. Entonces, se había abierto delante de todos, y les había dado a mis compañeros de piano una muy buena vista de mi ropa interior.

Me resultaba difícil imaginar cómo enfrentarme a esos compañeros al día siguiente en la escuela, pero mis padres me hicieron ir. Me aseguraron que eso pasaría y quedaría en el olvido. Tenían razón; solo que, hasta el día de hoy, me aseguro de que el cierre esté bien cuando paso al frente para leer algún versículo o para orar. Y también sé por experiencia que puedes sobreponerte a momentos vergonzosos. Así que no dejes que el miedo te impida compartir tus talentos y servir a Dios. Revisa tu cierre ¡y sube al escenario! Lori

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2020

UNA IDEA GENIAL PARA CADA DÍA

Kim Peckham

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*