Domingo 11 de noviembre 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Oración de intercesión por sus discípulos

He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. Juan 17:6.

¿Eres un discípulo de Jesús?

La oración de Juan 17:6 establece el triple principio del discipulado: la revelación del Padre a la humanidad mediante la obra del Hijo, la obra del Padre en depositar al hombre y a la mujer en manos del Hijo, y la fe de los creyentes que guardan la palabra del Padre.

Estos tres principios subyacentes del discipulado están presentes en la oración de Cristo, que ruega que su obra no se detenga. A menos que los discípulos sean “guardados” en su nombre, como ciudad de refugio, la obra de la revelación de Cristo se detiene, el don del Padre en Cristo queda sin efecto y los nuevos discípulos que vendrán no “guardarán” su palabra. “Tu palabra” es toda la revelación que Cristo hizo del Padre mediante su fe y sus obras. La oración expresa: Padre, no abandones la obra de tus propias manos.

En esta oración, Jesús dice: “Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste. Yo ruego por ellos” (vers. 7-9). Si bien es cierto que estas palabras se aplican en primera instancia a los doce discípulos, no nos excluyen a ti ni a mí.

La oración de Jesús es la expresión natural de su conciencia, la humilde declaración de su obediencia. No reclama nada como suyo,, y. sin embargo reclama todo: “Yo ruego por ellos […] porque tuyos son, y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío” (vers. 9,10).

Así, el conocimiento que tengas de Dios proviene de tu experiencia personal con Jesús. Tu fe proviene de entregar tu corazón a Cristo, que declara el nombre del Padre, que te revela su carácter. ¿Quieres saber cómo es Dios? Fija tus ojos en Cristo. Y esa fe, que trasunta en conocimiento de Dios, se vuelve testimonio vivo en tu vida. Así te conviertes en un discípulo de Cristo mediante la fe que obra.

Jesús conoce quiénes son sus verdaderos discípulos (Juan 10:27).

¿Te sientes incluido en la oración de Jesús?

Oración: Señor, hazme uno de tus discípulos.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*