Bosquejo | Lección 8 | Satanás, un enemigo derrotado | Escuela Sabática Pr. Edison Choque

Mientras que la primera mitad de Apocalipsis describe las luchas históricas de la iglesia en un mundo hostil, la segunda parte del libro enfoca el tiempo del fin y los eventos finales que conducen a la venida de Jesús.

De ahora en adelante, Apocalipsis se concentra en el contenido del rollo abierto (Apoc. 10).

Bienvenidos al bosquejo de la Escuela Sabática, estamos en la lección 8, que tiene como titulo:
“Satanás, un enemigo derrotado”.

Vamos a subdividir la lección en dos partes:

La mujer y el dragón.

Guerra en el cielo y guerra en la tierra.

Significado de la mujer y el dragón en Apocalipsis

En visión, Juan ve una mujer vestida con el Sol, parada sobre la Luna, y que tiene una corona de doce estrellas sobre su cabeza.

La mujer notable de Apocalipsis 12 aparece como un símbolo de la iglesia a lo largo de la Biblia.

En el AT, podemos encontrar este simbolismo en Isa. 54:5;

Y en el NT en Efe. 5:25-32

El Sol, como la fuente de luz, representa el evangelio (2 Cor. 4:6; Juan 8:12; 12:46), y la Luna refleja la luz del Sol.

Las doce estrellas sobre su cabeza representan a las doce tribus de Israel, como también a los doce apóstoles.

En Apoc. 12:1-5, mujer representa a la iglesia del Antiguo Testamento que trae al Mesías al mundo.

Pero, en los versículos 6, y 13 al 17, ella representa a la iglesia cristiana.

El dragón (Apocalipsis 12:3-6)

En oposición a la mujer está el dragón, o Satanás, quien es la serpiente de Génesis 3.
Sus siete cabezas representan los reinos de la historia por medio de los cuales trabajó para oponerse a los planes y los propósitos de Dios.

Los diez cuernos que están sobre su cabeza simbolizan autoridades políticas (vers. 12).

Las siete coronas que están sobre las cabezas del dragón se refieren a las falsas pretensiones de señorio sobre este mundo. Luc. 4:6

Siendo que Dios anunció que vendría uno nacido de “la mujer” que aplastaría la cabeza de la serpiente (Gén. 3:15),

Satanás ha esperado que naciera el Niño Prometido para destruirlo.

Cuando Cristo es llevado al cielo, al Trono de Dios, la mujer, que representa a la iglesia, encuentra protección divina en el desierto durante el tiempo profético de 1.260 días.

Durante este tiempo, la iglesia remanente espera el retorno de Cristo y el establecimiento de su Reino eterno.

Guerra en el cielo (12:7-12)

Apocalipsis 12:7 dice que: “estalló una guerra en el cielo”.

Miguel y sus ángeles pelearon contra Satanás y sus ángeles.

¿Cuando ocurrió́ esta guerra en el cielo y la expulsión de Satanás y sus ángeles?

Apocalipsis 12:10-12 dice que fue después de la destitución de Satanás.

Ahora me gustaría mencionar algunos elementos resaltantes de Apocalipsis 12

El Reino de Dios y la autoridad de Cristo fueron establecidos después de la muerte de Jesús en la Cruz. (Apoc. 12:10).

Habiendo sido expulsado del cielo, Satanás se da cuenta de que le queda poco tiempo (Apoc. 12:12). Y esto mas claro aún después de la muerte de Jesús en la Cruz.

Después de su expulsión del cielo, Satanás comienza a perseguir a la iglesia durante el período profético de 1.260 días (vers. 13).

Este período se conoce como la Edad Media, que comienza en 538 d.C.

Pero después de la expulsión de Satanás, él todavía tenia acceso al cielo.

El libro de Job lo muestra asistiendo a la asamblea celestial delante de Dios y haciendo acusaciones contra Job ( Job 1:6- 12; 2:1-7)

La situación cambió con la muerte de Jesús en la Cruz.

Guerra en la Tierra (12:13-16)

Satanás no podía dañar a Cristo, pero él sabe cuánto ama él la iglesia.

Así́ que, ahora se vuelve contra la iglesia que representa a Cristo sobre la Tierra.

Pero la mujer (la iglesia) recibe “dos alas de la gran águila” para que vuele al desierto, donde Dios la cuida durante un periodo de “un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo” (Apoc. 12:14), o 1.260 días (vers. 6).

El ataque de Satanás contra el Remanente (12:17)

Hasta ahora, el dragón no fue capaz de destruir a la mujer, pero él no renuncia.

Se reagrupa para “hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús” (Apoc. 12:17).

El término remanente, en el Antiguo Testamento, describe a quienes han sobrevivido a la destrucción para continuar como el pueblo fiel de Dios.

Este remanente del tiempo del fin tendrá́ dos características:

Guardan los mandamientos de Dios.

Tienen el testimonio de Jesús.

El testimonio de Jesús según Apoc. 19:10; es “el espíritu de la profecía”

Al final es muy importante mencionar que al comenzar el ataque final contra el remanente de Dios, la estrategia cambia.

Ahora Satanás en vez de usar la coerción ahora enfatiza el engaño.

Aplicaciones:

El libro de apocalipsis nos recomienda considerar seriamente el futuro y considerar una prioridad la dependencia de Dios.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*