9 de noviembre | Devocional: Una religión radiante | Para que nuestra alegría sea verdadera y total

Recibamos la Palabra con alegría

«Fueron halladas tus palabras, y yo las comí.

Tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre

se invocó sobre mí, Jehová, Dios de los ejércitos».

Jeremías 15: 16

LA PALABRA DE DIOS contenida en el Antiguo y el Nuevo Testamento, estudiada con fidelidad y aplicada en nuestra vida, comunicará conocimiento y vitalidad espiritual. Debemos recibirla con un amor sagrado. La fe en la Palabra de Dios, y el poder transformador de Cristo, capacitan al creyente para cumplir con la misión y vivir gozosamente en el Señor.— Testimonios para la iglesia, t. 9, p. 222, adaptado.

La vida de los que temen a Dios no será una vida de lobreguez ni de melancolía. La ausencia de Cristo es lo que ensombrece el semblante y hace de la vida una retahila de lamentos. Los que tienen un ego exagerado y exceso de autoestima no sienten la necesidad de’mantener una unión viviente y personal con Cristo. El corazón que no ha sido quebrantado por la Roca está orgulloso de seguir intacto; pues la gente lo que busca es una religión a su medida, para seguir por un camino suficientemente ancho como para seguir andando por él conservando sus vicios y malos hábitos. El amor propio, el deseo de ser populares y aceptados por todo el mundo, hace que muchos excluyan al Salvador de sus pensamientos; y sin él, no hay más que tinieblas y tristeza. En cambio, Cristo, al morar en nuestro interior, es una fuente de gozo; pues para todos los que lo aceptan, la nota tónica de la Palabra de Dios es la alegría.— Palabras de vida del gran Maestro, cap. 13, p. 126, adaptado.

«En gran manera me gozaré en jehová, mi alma

 se alegrará en mi Dios, porque me vistió con vestiduras de salvación,

me rodeó de manto de justicia». Isaías 61: 10

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

========================

DEVOCIONAL: UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*