9 de agosto | Una religión radiante | Elena G. de White | La única fuente de verdadera felicidad

«Dios nuestro, ¡mientras tengamos vida te alabaremos y te cantaremos himnos! Recibe con agrado nuestros pensamientos; ¡tú eres nuestra mayor alegría!¡Alabemos a nuestro Dios, con todas nuestras fuerzas! ¡Sí, alabemos a nuestro Dios!». Salmo 104: 33-35, TIA

Que  sea para gloria de Dios cada decisión que tomemos, cada tarea que emprendamos, cada placer que disfrutemos. Que de lo más profundo de nuestro corazón podamos decir: «Yo soy tuyo, oh Dios, para vivir por ti, trabajar para ti y sufrir por ti».

Muchos pretenden estar de parte del Señor, y no es así; ya que sus acciones se inclinan del lado de Satanás. ¿Cómo saber de parte de quien estamos? ¿Quién posee nuestro corazón? ¿A quién tenemos en mente? ¿De quién hablamos con deleite? ¿A quién dedicamos nuestros más cálidos afectos y nuestras mejores energías? Si estamos del lado del Señor, nuestros pensamientos se centraran en él, y nuestras más placenteras reflexiones se referirán a él. No trabemos amistad con el mundo, pues hemos consagrado a Dios todo lo que tenemos y somos. Nuestro mayor anhelo debe ser llevar su imagen, respirar su espíritu, hacer su voluntad y agradarle en todo.— Testimonios para la iglesia, t. 2, pp. 236-237.

¡Qué inmenso privilegio poder recobrar el favor de Dios! ¿Qué otra cosa, fuera de la comunión con él, podría elevamos, refinarnos y exaltamos por encima de los frívolos placeres mundanos? Que nuestra naturaleza corrompida sea renovada por la gracia, poniendo en sujeción nuestros apetitos carnales y bajas pasiones. Mantengámonos con noble independencia moral, triunfando todos los días; lo cual nos proporcionará esa paz de espíritu que solo se obtiene cuando se actúa correctamente.

Apreciados jóvenes, […] con un trabajo honrado y sano esparcimiento podrán ser felices. Si viven insatisfechos es porque no buscan la única fuente de verdadera felicidad, tratando de encontrar fuera de Cristo la dicha que únicamente se consigue con él— Testimonios para la iglesia, t. 1, pp. 441-442, adaptado

Mi reflexión personal

___________________

___________________

___________________

DEVOCIONAL ADVENTISTA

UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristana feliz

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*