9 de agosto | Devocional: En los lugares celestiales | Cada uno en su puesto

Sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres. Efesios 6:7.

El Señor está familiarizado con nosotros individualmente. A cada ser nacido en el mundo le es señalada su obra, con el propósito de que prepare un mundo mejor… Cada uno tiene su círculo [de acción], y si el agente humano hace de Dios su consejero, entonces no estará trabajando con fines opuestos a los de Dios. El destina a cada uno un lugar y un trabajo, y si individualmente nos sometemos para ser preparados por el Señor, no importa cuán confusa e intrincada pueda parecer la vida a nuestros ojos, Dios tiene un propósito en todo ello, y la maquinaria humana, obediente bajo la mano de la sabiduría divina, cumplirá los propósitos de Dios.
Así como en un bien disciplinado ejército cada soldado tiene su puesto señalado y se le requiere que cumpla su parte en la contribución a la fortaleza y perfección del todo, de la misma manera el obrero de Dios debe realizar su parte señalada en la gran obra de Dios.
La vida tal como es ahora no es como Dios se propuso que fuera, y ésa es la razón de que haya tanta confusión; hay mucho deterioro y fricción. El hombre o la mujer que abandona el lugar que Dios le ha señalado, por complacer su inclinación y realizar su propio proyectado plan, sufre decepción por haber elegido su camino en lugar de la divina senda.
Nuestro Padre celestial es nuestro Dirigente y debemos someternos a su disciplina. Somos miembros de su familia. Tiene derecho a nuestro servicio, y si uno de los miembros de su familia persistiera en seguir su propio camino, y se empeñara en hacer sólo lo que le placiera, entonces ese espíritu produciría un estado de cosas confuso y desordenado. No debemos hacer planes para seguir nuestra propia senda, sino la senda y la voluntad de Dios.
Hable Dios, y diremos: “No se haga mi voluntad, sino la tuya”.— Carta 6, 1894.

DEVOCIONAL: EN LOS LUGARES CELESTIALES
Elena G. de White

(356)

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*