8 de octubre 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Proyecto Perdón

 

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“No te vengarás ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo, Jehová” (Levítico 19:18).

Desde que el Dr. Fred Luskin inició el Proyecto Perdón [Forgiveness Project] en la Universidad de Stanford, diversos investigadores y terapeutas se han sumado al esfuerzo de llevar el perdón a la vida práctica de las personas. Se trata básicamente de fomentar el perdón a través de la psicoterapia, destacando que consiste en un tema de elección personal, cuyo potencial puede cambiar el presente de quien perdona, sin esperar el cambio en la persona que hizo el daño.

Con el fin de evaluar la efectividad de las terapias basadas en el perdón sobre la salud mental de las personas, investigadores de la Universidad de Warwick, Reino Unido, realizaron una revisión sistemática de los estudios publicados en el área. La evidencia mostró que la terapia del perdón mejora diferentes aspectos de la salud mental en poblaciones que han sufrido daño o violencia. Las intervenciones basadas en el perdón son efectivas, por ejemplo, para reducir la depresión, el enojo, la hostilidad, el estrés y la angustia; así como para promover el afecto positivo y el bienestar psicológico. Así lo refieren en el artículo “Forgiveness Therapy for the Promotion of Mental Well-Being: A Systematic Review and Meta-Analysis” [La terapia del perdón para la promoción de bienestar mental: una revisión sistemática y metaanálisis].

No obstante, uno de los obstáculos más grandes a la hora de perdonar consiste en mantener viva en la memoria, el recuerdo del agravio. Es difícil perdonar cuando el agresor está presente de manera constante en el pensamiento. Es difícil cuando las consecuencias del daño se siguen sufriendo en la actualidad. Aun así, cuanto más complicada haya sido la situación mayor es la influencia positiva que resulta del perdonar.

Luego de pasar veintisiete años encarcelado por su lucha contra el sistema de segregación racial o apartheid en Sudáfrica, Nelson Mándela, declaró: “No puedo olvidar, pero sí puedo perdonar”; y de esta manera daba fuerza e impulso al empeño por resguardar la paz y la reconciliación con la minoría de raza blanca de su país. Al dar lugar al perdón, se fueron acentuando sus rasgos más nobles, sobresaliendo como Presidente de la Nación sudafricana y siendo considerado como el Padre de la nación. Posteriormente fue reconocido por la comunidad internacional a través de innumerables galardones y menciones honoríficas, entre las cuales se destaca el Premio Nobel de la Paz.

Aún es tiempo de sumarnos al proyecto perdón. A través de su Espíritu, Dios desea imprimir los rasgos del amor perdonador en quienes acepten su ofrecimiento. ¡Acepta este desafío!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*