8 de julio | Devocional: Alza tus ojos | Revelaciones sobre el juicio

El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Eclesiastés 12:13.

En el día cuando cada uno sea recompensado de acuerdo con sus obras, ¿como se verán a sí mismos los transgresores, ya que por unos momentos se les permitirá ver el registro de sus vidas según escogieron vivirla, sin tener en cuenta la ley que a través de los siglos regirá el universo? Verán, entonces, qué es lo que Dios deseaba que hicieran. Se darán cuenta de que deberían haber usado los privilegios comprados con sangre, en favor de la verdad y la justicia. Entenderán que en vez de colocar sus talentos e influencia del lado de la rebelión, fortaleciendo así las fuerzas del enemigo, deberían haber dedicado sus energías a ser buenos y a hacer el bien…

En el día del juicio los hombres verán en qué se podrían haber convertido por medio del poder de Cristo. Verán cómo han robado a Dios. Se darán cuenta de que apostataron de su Creador. Verán el bien que podrían haber hecho pero no hicieron. Se negaron categóricamente a ser mejores. Los esfuerzos realizados en su favor fueron vanos. Conocieron las exigencias de Dios, pero se negaron a cumplir las condiciones establecidas en su Palabra. Por su propia elección se unieron a los demonios. El poder que les fue otorgado para que lo usaran en el servicio de Dios, lo emplearon para servirse a sí mismos. Hicieron del yo su dios, y rehusaron entregarse a cualquier otro control. Se engañaron a sí mismos y se hicieron despreciables a los ojos del Altísimo.

Al trabajar del lado del poder de las tinieblas, animaron a otros a hacer lo mismo. Se colocaron con alma, cuerpo y espíritu de parte del enemigo, entregando como ofrenda voluntaria en el altar de Satanás lo que deberían haber ofrecido a Dios…

En el día del juicio todo esto se despliega ante los impenitentes. Escena tras escena pasa ante ellos. Claramente, como a la luz del sol del mediodía, todos ven lo que podrían haber tenido si hubieran cooperado con Dios en vez de oponérsele. El cuadro no puede modificarse. Sus casos están decididos para siempre. Deben morir con aquellos cuyos caminos y obras siguieron.

Un rayo de luz llegará a todas las almas perdidas. Entenderán plenamente el misterio de la piedad que despreciaron y aborrecieron durante su vida. Y los ángeles caídos, dotados de una inteligencia superior a la del hombre, se darán cuenta de lo que hicieron al emplear sus poderes para inducir a los seres humanos a escoger el engaño y la falsedad. Todos los que se unieron al impostor, los que se instruyeron en sus caminos y practicaron sus engaños, deben perecer con él… El Señor Jesús los mira compasivamente y dice: “Apartaos”. En este momento se comprenderán los capítulos 3 y 4 de Zacarías.— Manuscrito 37, del 8 de julio de 1900, “Las revelaciones del juicio”.

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*