8 de febrero | Devocional: Hijos e Hijas de Dios | Alegra e ilumina

«Los mandamientos de Jehová son rectos: alegran el corazón; el precepto de Jehová es puro: alumbra los ojos». Salmo 19: 8

NO TENEMOS MÁS QUE LIGERAS VISLUMBRES de la inmensa amplitud de la ley de Dios. […] Muchos de los que pretenden creer las verdades distintivas de estos últimos días actúan como si Dios no tomara nota de su indiferencia hacia los principios de su santa ley, ni de su manifiesta desobediencia.

La ley es la expresión de la voluntad divina, y es por medio de la obediencia a esa ley como el Señor se propone aceptar a los hijos de los hombres como sus hijos e hijas. […] Se ha hecho un sacrificio infinito para que la imagen moral de Dios pueda ser restaurada en la especie humana, por medio de la obediencia voluntaria a todos los mandamientos de Dios.

Nuestra salvación es algo realmente maravilloso, pues se ha hecho amplia provisión por medio de la justicia de Cristo a fin de que seamos puros y cabales, y que no nos falte nada. […] Los hombres y mujeres dispuestos a guardar la ley de Dios por fe en Cristo, tienen los tesoros celestiales a su disposición.— Review and Herald, 4 de febrero de 1890.

Mis hermanos y hermanas, abran los ojos del entendimiento; contemplen la hermosa armonía de las leyes divinas en la naturaleza, y asombrados, reverencien a su Creador, el Gobernante supremo del cielo y la tierra. Contémplenlo con el ojo de la fe inclinado sobre ustedes en amor. […] Su fe en Jesús les brindará fortaleza para alcanzar todas sus metas, y les proporcionará firmeza de carácter.

Toda la felicidad, la paz, la alegría, así como el éxito en la vida, dependen de una fe genuina y confiada en el Señor. Esta fe inspira a obedecer cabalmente los mandamientos de Dios. El conocimiento de Dios y fe en él es el más poderoso medio de apartamos de toda práctica malsana, y es el motivo que inspira todo bien.

Hemos de confiar en Jesús como perdonador de nuestros pecados, ya que su anhelo es que seamos felices en las mansiones que nos ha ido a preparar. Desea que nos acerquemos a él, para que tengamos vida.— The Youth’s Instructor, 5 de enero de 1887.

========================

DEVOCIONAL

HIJOS E HIJAS DE DIOS

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*