8 de diciembre | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | La conversión crea nuevos intereses y nuevos amores

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos. Efesios 4:22.

Dios lo invita a arrepentirse y a ser celoso en la obra. La conducta que siga ahora determinará su felicidad eterna. ¿Puede rechazar la misericordiosa invitación que ahora se le extiende? ¿Puede elegir su propio camino? ¿Acariciará orgullo y vanidad y perderá finalmente su alma? La Palabra de Dios nos dice con claridad que pocos se salvarán, y que la mayoría, incluso de los llamados, demostrará ser indigna de la vida eterna. No tendrán parte en el cielo, sino que su porción será con Satanás, y experimentarán la muerte segunda.
Hombres y mujeres pueden evitar esta condenación si lo desean. Es verdad que Satanás es el gran originador del pecado; pero esto no excusa a nadie por pecar voluntariamente, porque él no puede obligar a los seres humanos a hacer el mal. Los tienta a hacerlo, y presenta el pecado como algo atractivo y agradable; pero tiene que dejar que ellos decidan si lo van a cometer o no. No obliga a la gente a embriagarse, ni la obliga a no asistir a las reuniones religiosas, sino que presenta sus tentaciones de manera que las seduce al mal, pero los seres humanos son agentes morales libres que pueden aceptar o rechazar sus insinuaciones.— Testimonies for the Church 9:293.
La conversión es una obra que la mayoría no aprecia. No es cosa de poca monta transformar una mente terrenal que ama al pecado, e inducirla a comprender el indescriptible amor de Cristo, los encantos de su gracia y la excelencia de Dios, de tal manera que el alma se impregne del amor divino y sea cautivada por los misterios celestiales. Cuando una persona comprende estas cosas, su vida anterior le parece desagradable y odiosa. Aborrece el pecado y, quebrantando su corazón delante de Dios, abraza a Cristo, vida y gozo del alma. Renuncia a sus placeres
anteriores. Tiene una mente nueva, nuevos afectos, nuevo interés, nueva voluntad; sus tristezas, sus deseos y su amor son todos nuevos. Se aparta ahora de los deseos de la carne, de los deseos de los ojos y de la vanagloria de la vida, que hasta entonces prefirió a Cristo, y éste es el encanto de su vida, la corona de su regocijo.
Considera ahora, en toda su riqueza y gloria, el cielo que no le atraía antes, y lo contempla como su patria futura, donde verá, amará y alabará a Aquel que lo redimió con su sangre preciosa.—Joyas de los Testimonios 1:250.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*