7 de septiembre | Devocional: Alza tus ojos | Testificar a otros

¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa? Isaías 58:6,7.
.
Estamos viviendo en los últimos días de la historia de esta tierra, y es tiempo de que comprendamos lo que debemos hacer para ser salvos. El Señor obrará inteligentemente en favor de quienes trabajan inteligentemente para El. Mis hermanos y hermanas, deben hacer algo más que sentarse en sus iglesias sábado tras sábado y escuchar la predicación de la Palabra. Tienen una obra que realizar por [sus] amigos y vecinos. Dios requiere… que visiten a estas familias y procuren crear interés en la verdad para este tiempo. No están trabajando junto con Dios si descuidan la labor de ayudar a otros a asirse de las realidades eternas.
No se ha de alentar a nuestros ministros a revolotear sobre las iglesias para repetir a los creyentes, semana tras semana, las mismas verdades. Poseemos una verdad que es preciosa y salvadora. La Palabra de Dios debe ser implantada en muchos corazones, el Pan de Vida debe ser impartido a muchas almas hambrientas. Si estudiamos cuidadosamente el (capítulo 58) de Isaías con estas palabras que les he leído de los (capítulos 55 y 54), verán que el pueblo de Dios tiene una obra valiosa y extensa que hacer; es una labor bienaventurada elevar a Cristo ante el mundo.
Cuando el juicio haya concluido y las decisiones hayan sido tomadas para la eternidad, se verá que los que se entregaron de todo corazón al servicio del Señor son los que estarán en pie ante el Cielo. Algunos acaso no pudieron alejarse de sus familiares para ir al campo misionero, pero fueron misioneros en su propio vecindario. Sus corazones se colmaron de tal manera del amor de Dios que su mayor ansiedad fue ganar almas para El. Para ellos esto significa más que el oro y la plata, y que las cosas preciosas de este mundo. Y como se esforzaron con sencillez para ministrar la Palabra de verdad, el Espíritu de Dios la puso en los corazones de la gente.
Mis hermanos y hermanas, conozcamos la sencillez que hay en la Palabra de Dios. Veamos qué podemos hacer para adelantar la causa de Cristo en la tierra. El estuvo en este mundo como varón de dolores, experimentado en quebranto. Muchos se opusieron a su obra. Muchos se opondrán a ustedes. Pero su tarea es predicar a Cristo y a éste crucificado: y cuando lo hagan, la salvación de Dios se revelará en la conversión de las almas…
Que la luz brille donde ustedes estén. Aférrense al poder que hay en Cristo, y aprendan a vencer por los méritos de su sangre y la palabra de su testimonio.—Manuscrito 93, del 7 de septiembre de 1909, dirigida a la Iglesia de Salt Lake, Utah, EE. UU.
========================
DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*