7 de Octubre | La fe por la cual vivo | Elena G. de White | La última solemne amonestación

Y el tercer ángel los siguió, diciendo en alta voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y toma la señal en su frente, o en su mano, éste también beberá del vino de la ira de Dios, el cual está echado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles, y delante del Cordero. Apocalipsis 14:9,10.

“La ‘imagen de la bestia’ representa la forma de protestantismo apóstata que se desarrollará cuando las iglesias protestantes busquen la ayuda del poder civil para la imposición de sus dogmas…. Como signo de la autoridad de la iglesia católica, los escritores católicos citan ‘el acto mismo del cambio del sábado en el domingo.’ … ¿Qué, pues, es el cambio del sábado como día de descanso, sino el signo o marca de la autoridad de la iglesia romana—‘la marca de la bestia’?”—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 497, 500.

“Y sólo cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres, y que ellos hayan sido llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los mandamientos de los hombres, recibirán ‘la marca de la bestia’ los que perseveren en la transgresión.”—Ibid. 501.

“Cuando Dios manda a los hombres avisos de tal importancia que las profecías los representan como proclamados por santos ángeles que vuelan por el cielo, es porque él exige que toda persona dotada de inteligencia les preste atención.”—Ibid. 652.

“La observancia del domingo no es todavía la marca de la bestia y no lo será hasta que se promulgue el decreto que obligue a los hombres a adorar el día de descanso pagano.”—The S.D.A. Bible Commentary 7:977.

DEVOCIONAL LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*