7 de octubre 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Venganza

 

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“Pues conocemos al que dijo: ‘Mía es la venganza, yo daré el pago’, dice el Señor” (Hebreos 10:30).

La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”, decía el personaje don Ramón en la famosa teleserie infantil El chavo del ocho.

“Sentir deseo de venganza es como tomar veneno y esperar que el otro se muera”, escribió William Shakespeare. Aunque el deseo de venganza se equipara con un veneno mortal, desde otro punto de vista, puede ser percibido como un modo de hacer equidad. En este sentido, la venganza equilibraría la balanza de la justicia. Como si al aplicar la ley “ojo por ojo, y diente por diente” (Deut. 19:21), de alguna manera, se compensara el mal sufrido.

Simeón y Leví, los hijos de Jacob y Lea, pusieron en práctica dicha ley. Dina, la única hija de la familia, había sido deshonrada por el príncipe de Siquem, al tener relaciones sexuales con ella sin estar casados. Sus hermanos, indignados por la afrenta, solicitaron una dote por su hermana: la circuncisión de todo varón de la ciudad. Siendo que el príncipe estaba muy enamorado, aceptó la propuesta para casarse con ella, sin saber que se trataba de un complot para quitarle la vida, en el momento que sintiera más dolor. La venganza de Dina se llevó a cabo, no solo con el príncipe, sino con todos los hombres del lugar; Simeón y Leví resultaron culpables de violencia y asesinato. “Entonces dijo Jacob a Simeón y a Leví: ‘Me habéis puesto en un grave aprieto al hacerme odioso a los habitantes de esta tierra […] Como tengo pocos hombres, se juntarán contra mí, me atacarán, y me destruirán a mí y a mi casa’ ” (Gén. 34:30). ¿Has notado cómo una venganza creó una cadena de represalias? ¡No es fácil dejar equilibrada dicha balanza!

No obstante, la Biblia señala que debemos dejar la venganza en las manos de Dios. “Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor”. El Dios de las venganzas (Sal. 94:1) hará justicia a su tiempo (Deut. 32:35). Mientras tanto, dice Jesús: “No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa” (Mat. 5:39, 40).

Es posible que el ofensor te haya deshonrado. Es posible que te haya quitado el sustento o el abrigo. Pero si te aferras a las promesas divinas no logrará impedir que Dios mismo defienda tu causa.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*