7 de diciembre 2021 | Devoción Matutina para Jóvenes 2021 | El sistema

“Quiero alabarte, Señor, con todo el corazón, y contar todas tus maravillas” (Sal. 9:1, NVI).

Desde muy pequeña, me encantó el oboe, gracias al concierto para oboe de Mozart y a Sonia, la pata de “Pedro y el lobo”, de Prokófiev.
En mi paso por la universidad, tuve la oportunidad de tocarlo unos años en la banda. Después de varios años sin tocar, una vez que cantamos con el coro junto a la Orquesta Sinfónica de Entre Ríos, le pregunté a los oboístas si alguno podía darme clases.
Con la mejor disposición, uno de ellos accedió y, además de convertirse en mi profesor, nos hicimos muy amigos.
Él venía de Venezuela y se había formado en El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, más conocido como “El Sistema”.
Este organismo de educación musical fue fundado en 1975 por el maestro José Antonio Abreu, gran músico, economista, político, activista y educador. Con su iniciativa, les dio a varias generaciones la oportunidad de ser parte de lo que ha sido calificado como “el milagro musical venezolano”, que ha cambiado la vida de miles de músicos en ese país y en el mundo.
Más de un millón de niños y adolescentes, mayormente provenientes de clases sociales de bajos recursos, estudian, aprenden sobre arte, ejecutan repertorios clásicos y populares, y son parte de este sistema que los forma no solo como músicos, sino como personas con valores sociales, morales y espirituales.
Varios países han buscado imitar este modelo con la esperanza de ayudar a sus ciudadanos, reducir la pobreza y la delincuencia, y aumentar el arte, la disciplina, el trabajo y la belleza. Por causa de la gran diáspora de este talentoso pueblo luchador, muchos de nuestros países han recibido a exintegrantes de las orquestas de ese sistema.
En más de una ocasión, mi profesor me contó cómo comenzó de niño a prepararse hasta llegar a tocar en los mejores teatros y salas del mundo. “La música es mi salvación”, me dijo.
Este don maravilloso fue creado en el cielo y durará por toda la eternidad.
Así como los que han sido transformados por El Sistema hablan maravillas de él, nosotros hoy podemos hablar sobre la transformación que Dios hace en nosotros. La música es un medio para desarrollar nuestro carácter y puede ser un medio para testificar hoy y alabar aún más a nuestro Creador.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2021



(1082)

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*