7 de diciembre 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Heridas de salvación

 

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

“Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el talón” (Génesis 3:15).

Aron Ralston debió tomar una difícil decisión cuando su brazo quedó atrapado por una roca de 36O kg en el interior del Blue John Canyon en Utah (EE.UU.). Había salido solo de excursión una bella mañana de primavera. No era la primera vez que hacía este tipo de aventuras. Su experiencia en escalar alturas sobre 4.000 m hacía de esta salida un paseo insignificante. No obstante, en un intento por atravesar un pasaje angosto, saltó sobre una roca que se desprendió, cayendo junto con él hasta quedar trabada entre dos muros, sujetándole el brazo derecho. Incomunicado, en un lugar desolado, sin comida y con solo un poco de agua, se encontraba literalmente entre la espada y la pared (según narra en su autobiografía Between Rock and Hará Place). Muy pronto reconoció que sería complicado liberar su brazo y, con la esperanza de recibir ayuda, pasó cinco largos días inmovilizado y al borde de la deshidratación. En esas extremas circunstancias, tomó una valiente resolución: era mejor amputar su extremidad atascada que sufrir una muerte inminente. Luego de practicar un torniquete y con un cortaplumas desafilado, fue cortando los músculos, tendones, nervios y hueso viéndose finalmente libre para retornar en busca de ayuda.

¿Te has dado cuenta que el mismo acto que le provocó una herida dolorosa, le dio, a su vez, la libertad? Según el versículo de hoy, Dios había anunciado, en el jardín del Edén, que Cristo recibiría una herida. En el monte Calvario, el Hijo de Dios quedó suspendido, entre el cielo y la tierra. Con sus manos en la cruz, estaba siendo herido por el gran tentador. Sin embargo, ese mismo acto, que costaba la vida de Cristo, le aseguraba al hombre su salvación. La muerte de Cristo aplastaría a Satanás definitivamente, dando al ser humano (la simiente de la mujer) libertad del pecado y eterna redención.

En ocasiones, también nosotros debemos tomar decisiones drásticas para favorecer la salvación. Aunque es doloroso desprenderse de hábitos, amistades o cosas dañinas es mejor abandonarlos antes que sufrir la perdición eterna. Jesús dijo: “Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo, porque mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser arrojado al infierno” (Mar. 9:47).

Y tú, ¿necesitas desprenderte de algo en el día de hoy? ¿Precisas tomar una enérgica resolución? Bien sabes que la vida eterna tiene más valor.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*