7 de diciembre 2019 | Devoción Matutina para Damas | La reina de Sabá visita a Salomón – 2

Y dijo al rey: Verdad es lo que oí en mi tierra de tus cosas y de tu sabiduría: pero yo no lo creía, hasta que he venido, y mis ojos han visto que ni aun se me dijo la mitad; es mayor tu sabiduría y bien, que la fama que yo había oído. 1 Reyes 10:6, 7.

En este tiempo, así como Tomás el incrédulo, muchos curiosos tampoco se conformarán con oír; necesitan ver para creer. ¿Qué ven en ti? ¿A quién ven en tu vida? ¿Cuál rostro se refleja en ti? ¿Refulge Dios en tu semblante?

“Bienaventurados tus hombres, dichosos estos tus siervos, que están continuamente delante de ti, y oyen tu sabiduría. Jehová tu Dios sea bendito, que se agradó de ti para ponerte en el trono de Israel; porgue Jehová ha amado siempre a Israel, te ha puesto por rey, para que hagas derecho y justicia” (1 Reyes 10:8,9).

El testimonio que los demás dan de tu vida y la mía, ¿glorificará al Dios de amor y de verdad? ¿Será del agrado del Padre celestial? ¿Se unirán los ángeles en dulces notas de alabanza por el testimonio escuchado? ¡Cuánto anhelo que sea aceptable ante Dios!

“Y dio ella al rey ciento veinte talentos de oro, y mucha especiería, y piedras preciosas; nunca vino tan gran cantidad de especias, como la reina de Sabá dio al rey Salomón. La flota de Hiram que había traído el oro de Ofir, traía también de Ofir mucha madera de sándalo, y piedras preciosas. Y de la madera de sándalo hizo el rey balaustres para la casa de Jehová y para las casas reales, arpas también y salterios para los cantores; nunca vino semejante madera de sándalo, ni se ha visto hasta hoy” (vers. 10-12).

¿Qué tenemos tú y yo para presentar al Rey del universo? ¿No son acaso nuestras justicias como trapo de inmundicia que hiede delante del Dios vivo, puro y santo? ¿Qué podemos ofrecerle, sino la bajeza de nuestra condición, una vida en añicos, sueños esfumados y un cuerpo enfermo anhelante del toque divino? Dios aceptará solo el corazón, porque esa es su invitación. Oh, pero es su deseo que lleguemos ante él sin tardar ni un momento más. Con los brazos abiertos te espera. ¡Su corazón gime día y noche por ti y por mí! —RL

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2019

HIJAS DEL REY

Diane de Aguirre (Compiladora)

Lecturas Devocionales para Mujeres 2019

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*