6 de junio | Devocional: Recibiréis Poder | Cooperar con el poder divino

 

Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hechos 1:8.

 

En el plan de rescatar al hombre de las garras del enemigo, Dios determinó no dejar nada por hacer. Después de la ascensión de Cristo, el Espíritu Santo fue dado al creyente con el propósito de apoyar a todos los que decidan cooperar con él en la obra de reorientar y transformar el carácter del hombre. El Espíritu Santo también participa en esta tarea. El Salvador dijo: “Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio”. Juan 16:8. El Espíritu Santo es quien convence de culpa y también el que santifica.

Siendo que nadie puede arrepentirse de sus pecados a menos que esté convencido de ellos, es indispensable que en nuestro ministerio de rescatar a los perdidos permanezcamos unidos al Espíritu. Será en vano el ejercicio de todas nuestras habilidades humanas si no trabajamos mancomunadamente con las inteligencias divinas. Es por la falta de conocimiento acerca de la verdad vitalizadora, y de las corruptoras influencias del error, como el hombre llega a caer tan profundo en la degradación pecaminosa. Los ángeles y los creyentes deben trabajar en armonía al enseñar la verdad de Dios a los que aún la desconocen, para que puedan ser liberados de las ataduras del pecado. La verdad es la única fuerza capaz de hacer esta obra. La liberación, que es fruto del conocimiento de la verdad, debe ser proclamada a toda criatura.

Jesucristo, Dios mismo y los ángeles del cielo están interesados en este ministerio grande y sagrado. A los siervos del Omnipotente se les ha concedido el exaltado privilegio de manifestar el carácter divino mediante el compromiso desinteresado en el esfuerzo por rescatar a los pecadores del abismo de la ruina a la cual han sido arrastrados. Cada ser humano que desea someterse será iluminado por el Espíritu Santo para poder participar en la realización del proyecto divinamente concebido. Cristo es la cabeza de su iglesia y ella lo glorificará en la medida de que cada uno de sus integrantes participe en la operación de rescatar a los perdidos.

Es por esto que los colaboradores humanos necesitan darle más lugar a la obra del Espíritu Santo a fin de poder trabajar más unidos, y así avanzar con la fortaleza que hay en un cuerpo unido de soldados. Todos tenemos que recordar que “hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres”. 1 Corintios 4:9.—(Australasian) Union Conference Record, 1 de abril de 1898.

 

DEVOCIONAL: RECIBIRÉIS PODER

Elena G. de White



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*