5 de septiembre | Una religión radiante | Elena G. de White | Cantando con los ángeles

«Mi alma quedará satisfecha . como de un suculento banquete, y con labios jubilosos te alabará mi boca». Salmo 63: 5  NVI.

Los que moran en Jesús serán felices y alegres, y se gozarán en Dios. Una prudente afabilidad caracterizará sus expresiones. El respeto por lo espiritual y lo eterno se expresará en todo lo que se haga, así como en la música. Una música alegre resonará en los labios porque fluye del trono de Dios. Este es el misterio de la piedad, que no se explica con facilidad y, sin embargo, se siente y se disfruta. Un corazón obstinado y rebelde puede cerrar la puerta a todas las amorosas influencias de la gracia de Dios y todo el gozo en el Espíritu Santo. Los caminos de la sabiduría son, sin embargo, caminos de placidez y todas sus sendas son de paz.— Testimonios para la iglesia, t. 4, pp. 618-619.
Los que andan en las sendas de la sabiduría se regocijan en gran manera, aun en la tribulación; porque Aquel a quien aman profundamente camina invisible a su lado. A cada paso en su camino ascendente disciernen con más claridad el toque de su mano; vividos fulgores de la gloria del invisible alumbran su senda, y sus himnos de alabanza, entonados en acordes aún más excelsos, se elevan para unirse con los cánticos angélicos delante del trono.— El discurso maestro de Jesucristo, cap. 6, p. 213.
«Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha». Salmo 16: 11, NVI

DEVOCIONAL ADVENTISTA
UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*