5 de septiembre 2020 | Devoción Matutina para Damas 2020 | El sábado

 

UN DÍA A LA VEZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

 

Y cada mes, en el día de la luna nueva, y cada semana, en el sábado, todos los hombres vendrán a postrarse delante de mí. Yo, el Señor, lo he dicho” (Isa. 66:23).

 

Si tienes el privilegio de visitar la ciudad de Jerusalén un día sábado, descubrirás que es un lugar lleno de paz y tranquilidad; de veras una experiencia única para quienes vivimos de este otro lado del mapa. En Jerusalén, durante las horas del shabbat, la gente permanece básicamente en casa con su familia, el transporte público se suspende durante todo el día, con lo cual parece no haber movimiento en las carreteras, los negocios se cierran y los judíos se abstienen de trabajar y de viajar. En todo caso, el movimiento que se ve es el de ida y venida a la sinagoga.

Es difícil encontrar ciudades en el mundo donde la gente, en su mayoría, repose el sábado tal como especifican los mandamientos de Dios. La observancia de algunos de los otros mandamientos es común, pues la mayoría de la gente no mata, no roba, no adultera (o, si lo hace, es tan a escondidas que nadie se entera); pero que una población en su mayoría guarde el día de reposo es poco común. Verlo te traslada de pronto a La Nueva Jerusalén, donde “cada semana, en el sábado, todos los hombres vendrán a postrarse delante” del Señor (Isa. 66:23).

En el año 2005, la revista National Geographic publicó un artículo sobre las tres comunidades de población más longevas del mundo, y entre esas tres se encontraban los adventistas del séptimo día de California, en los Estados Unidos. Allí, donde está Loma Linda, una institución de salud de la Iglesia Adventista, la mayoría de la población es adventista, y su estilo de vida se caracteriza por una alimentación saludable, práctica de ejercicio físico, estudio de la Biblia que deriva en esperanza, y descanso, especialmente un día cada semana: el sábado. Sus efectos beneficiosos sobre la salud son enormes.

“Acuérdate del día sábado para santificarlo”, ordena Dios. Y si bien todos los días de la semana debemos adorarlo y servirle, solo un día debemos reposar, porque así nos lo ha mandado. Dios es sabio. Él sabe que necesitas un día especial para reponer energías físicas y espirituales.

El sábado fue instituido en el Edén (ver Gén. 2:2,3); fue repetido en el Sinaí (ver Éxo. 20); fue guardado por Jesús (ver Luc. 4:16); y se guardará en la Tierra Nueva. Feliz sábado, querida amiga.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*