5 de Octubre | La maravillosa gracia de Dios | Elena G. de White | Un poder misterioso

Todos los que los vieren, reconocerán que son linaje bendito de Jehová. Isaías 61:9.

En el plan de redención hay misterios que la mente humana no puede sondear, muchas cosas que la sabiduría humana no puede explicar; pero la naturaleza puede enseñarnos con respecto al misterio de la piedad. Cada arbusto, cada árbol que da fruto, todo vegetal, contienen lecciones que podemos estudiar. En el crecimiento de la semilla podemos leer los misterios del reino de Dios. Para el corazón suavizado por la gracia de Dios, el sol, la luna, las estrellas, los árboles, las flores del campo pronuncian palabras de consejo…
Las leyes de Dios para la naturaleza son obedecidas por la naturaleza. La nube y la tormenta, el rayo de sol y la llovizna, el rocío y la lluvia, todos ellos están bajo la supervisión de Dios, y rinden obediencia a su mandato. En obediencia a la ley de Dios, el germen de la semilla surge a través de la tierra “primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga”. Marcos 4:28. En el brote se encuentra ya el fruto y el Señor lo desarrolla en su debido momento porque no resiste a su acción…
¿Será posible que el hombre, hecho a la imagen de Dios, dotado de razón y de la facultad del habla, sea el único que no aprecie sus dones y desobedezca sus leyes?…
Dios desea que nosotros aprendamos de la naturaleza la lección de la obediencia… El libro de la naturaleza y la Palabra escrita se iluminan mutuamente. Ambos nos permiten conocer más a Dios enseñándonos acerca de su carácter y de las leyes por medio de las cuales obra.—Testimonies for the Church 8:326-328.
Hablad a vuestros hijos del poder obrador de milagros de Dios. Mientras estudian el gran libro de texto de la naturaleza, Dios impresionará sus mentes. El agricultor labra su tierra y siembra su semilla; pero no puede hacerla crecer. Debe confiar en que Dios hará lo que ningún poder humano puede realizar. El Señor pone su poder vital en la semilla para que surja a la vida.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos acerca de la Educación Cristiana, 96. (Traducción revisada.)

DEVOCIONAL LA MARAVILLOSA GRACIA DE DIOS
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*