5 de noviembre 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Levantaos, salid de este lugar

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“Como él se demoraba, los varones los asieron de la mano, a él, a su mujer y a sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad” (Génesis 19:16).

El segundo síntoma de la depresión es la ausencia de motivación o de interés por todo, incluso por las actividades favoritas. Cristina luchó durante meses para levantarse de la cama y empezar el día, cosa que antes hacía con satisfacción. Ramiro era sociable por naturaleza, sin embargo, perdió el deseo de reunirse con sus amigos. Camila disfrutaba enormemente del voleibol, pero su motivación por tal deporte se desvaneció. La causa de este muro infranqueable en todos los casos fue la depresión, que abate por completo al afectado y anula su motivación.

El texto de hoy deja ver a un Lot ausente de iniciativa para huir de Sodoma. Salvar la vida debería provocar una reacción inmediata, pero no fue así en el caso de Lot, a quien los ángeles tuvieron que sacar del recinto. No hay evidencia de que este hombre de Dios sufriera depresión, pero su conducta ilustra uno de los síntomas de ella: la ausencia de motivación.

Harry Randall Truman (1896-1980) también titubeó hacia el final de su vida junto al monte Santa Helena en el estado de Washington (EE.UU.). Las advertencias de la inminente erupción del Santa Helena a todos los vecinos cercanos al monte fueron múltiples. Pero Harry insistió en permanecer en su hostal. Después de múltiples visitas para convencerlo del peligro, tuvo lugar el desastre volcánico más destructivo de la historia de aquel país: la erupción del Santa Helena el 18 de mayo de 1980. Truman murió sepultado por el fuego y las cenizas.

Las historias de Harry y de Lot fueron similares en la indecisión pero, al final, opuestas. Ambos titubearon por su común apego a las posesiones. Pero uno desoyó la advertencia y pereció, mientras que el otro consintió que los varones celestiales lo asieran de la mano a él, a su mujer y a sus hijas, y los salvaran.

¿Hay algo que te absorba lo suficiente como para no reaccionar ante lo que el Señor te pide que hagas? Aunque carezcas de motivación, Dios está dispuesto a asirte de la mano, si se lo permites. Los mismos ángeles que condujeron al grupo de Lot fuera de Sodoma no tomaron la mano de sus yernos, seguramente porque no estaban dispuestos a dejarse llevar. Si lo deseas, él asirá tu mano y te conducirá a terreno seguro y, en última instancia, a la salvación eterna.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*