5 de enero | Devocional: Alza tus ojos | El Espíritu Santo armoniza con la Palabra

«Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí». Juan 15: 26

ES UN VALIOSO PRIVILEGIO que se nos encargue la obra de Dios, y ser así sus colaboradores. El Espíritu Santo siempre conduce hacia la Palabra escrita y llama la atención a la gran norma de justicia. Recibir la honra de Dios que otorga el privilegio de testificar por la verdad es algo maravilloso […].

Aquellos en cuyos corazones mora Jesús por la fe, han recibido realmente el Espíritu Santo. Cuando alguien recibe a Jesús como su Salvador personal, ciertamente recibe también el Espíritu Santo a fin de ser su Consejero, su Santificador, su Guía y su Testigo. Cuanto más estrechamente camine el creyente con Dios, más claro será su testimonio, y como resultado seguro, será más poderosa la influencia de su testimonio del amor del Salvador sobre otros y más evidencia dará de que valora la Palabra de Dios. Esta es su comida, lo que satisface su alma sedienta. Valora el privilegio de conocer la voluntad de Dios en su Palabra.

Hay quienes pretenden ser creyentes descuidando la Palabra de Dios y no dejándose guiar por ella. Menosprecian la Biblia, la mejor guía, el verdadero escudriñador de nuestros pensamientos. Pretenden tener el Espíritu como su guía, de manera que consideran innecesario escudriñar las Escrituras. Todos ellos están prestando oído a los sofismas de Satanás, porque el Espíritu y la Palabra armonizan, tal como lo dicen las Escrituras: «¡A la ley y al testimonio! Si no dicen conforme a esto, es porque no les ha amanecido» (Isa. 8: 20).

El Señor nos ama y sus ángeles guardianes están a nuestro lado. Si somos hacedores de la Palabra obedeceremos las instrucciones de Jesucristo. Fiando en nuestra propia fortaleza estamos completamente debilitados; pero cuando ponemos toda nuestra confianza en Jesús somos protegidos por su poder, porque él es plenamente capaz de guardar a todo el que crea en él. El peligro al cual estamos todos expuestos en este mundo es tremendo.

El gran adversario de Dios y enemigo de todos se mantiene al acecho para encontrar una oportunidad de sorprendemos con la guardia baja. Jesús nos advierte del peligro que corremos y nos alerta contra el astuto enemigo. Repetidamente nos recuerda la necesidad de mantenemos siempre vigilantes y en oración, a fin de no caer en tentación. Hemos de creer en Jesús, confiando en él con una fe viva e inquebrantable, seguros de su protección y de su salvación. Podemos asimos de Aquel que es poderoso para salvamos, y mientras sigamos sometidos a Cristo para ser conducidos por él, para aprender de él y confiar en él, nos guardará sin caída. Si aceptamos su protección, estaremos seguros.— Manuscrito 1, 5 de enero de 1894, «El Espíritu Santo armoniza con la Palabra».

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*