5 de agosto 2020 | Devoción Matutina para Damas 2020 | Prepárate

UN DÍA A LA VEZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

 

“Todo eso apenas será el comienzo de los dolores” (Mat. 24:8).

Supongo que estás entre las mujeres privilegiadas del mundo, así como lo estoy yo. ¿Qué quiero decir con esto? Bueno, pues que imagino que tienes un techo sobre tu cabeza y comida a tu mesa, donde te puedes sentar en paz; una vida cargada de rutinas que puedes llevar a cabo porque gozas de una tranquilidad relativa; imagino que de manera sistemática te diriges a tu trabajo, vas al supermercado, estudias, celebras fiestas de cumpleaños de seres queridos, vas a la iglesia, donde encuentras cierta comodidad para cantar, orar y conocer gente… En fin, supongo que tu mundo no se parece en nada a los entornos ásperos que no puedes ver pero que mucha gente experimenta y ha experimentado a lo largo de la historia. Entornos como la guerra, en los que las rutinas de la vida plácida desaparecen radicalmente.

Mientras tu vida gira en torno a la comodidad (al menos en términos relativos), se libran diversos conflictos armados en todo el mundo, en los que la sangre corre como ríos, y a miles de mujeres como tú se les dificulta terriblemente el día a día. La guerra existe desde siempre. Ha habido conflictos bélicos que todavía recordamos hasta el día de hoy; conflictos como la Segunda Guerra Mundial, que dejó más de sesenta millones de muertos y es la más costosa que ha existido; la Guerra Fría, de la que surgieron conflictos como el de Vietnam, que se cobraron miles de vidas; guerras antiguas, guerras modernas y contemporáneas que llenan los libros de historia con sus tristes recuerdos. Y mientras tanto, ¿qué haremos nosotras con la paz que disfrutamos?

—¿Cómo sabré que estoy de parto? —preguntó con preocupación una madre primeriza.

—Te aseguro que lo sabrás —le respondió su amiga-. No solo por los síntomas que tendrás, sino porque tienes además esa intuición femenina que te dirá que el momento ha llegado.

Generalmente, una mujer a punto de dar a luz pasa por estas cuatro etapas: el descenso del feto; el desprendimiento del tapón mucoso; la rotura de la bolsa del líquido y las contracciones regulares. Así, también, los fieles seguidores de Cristo pasaremos por varias etapas históricas antes de que venga el fin. Etapas difíciles, pero Jesús estará con nosotras. Y aunque no sabemos cuándo vendrá, nuestra intuición de cristianas estudiosas de su Palabra nos dice a gritos que ya ha iniciado el principio de dolores. Por eso, preparémonos.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*