4 de octubre 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | No hay perdón sin arrepentimiento

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE
Lecturas devocionales para Adultos 2020

“A este, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados” (Hechos 5:31).

Es evidente que el perdón y el arrepentimiento van de la mano pues, sin arrepentimiento, no hay perdón. Pero, ¿qué es arrepentirse? ¿Cómo saber si realmente nos hemos arrepentido? La palabra griega traducida como “arrepentimiento” es metanoia, que significa ‘cambiar de pensamiento’, ‘cambiar de mente o actitud’ e implica un cambio rotundo de perspectiva. Espiritualmente hablando, el arrepentimiento comporta dejar el “mal camino” y andar por el “buen camino”. El profeta Isaías describe a una persona arrepentida con las siguientes palabras: “Entonces tus oídos oirán detrás de ti la palabra que diga: ‘Este es el camino, andad por él y no echéis a la mano derecha, ni tampoco os desviéis a la mano izquierda’. Tendrás por impura la plata que recubre tus esculturas, y el oro que reviste tus imágenes fundidas. Los apartarás como a un trapo asqueroso y les dirás: ‘¡Salid de aquí!’ ” (Isa. 30:21, 22). En estos versículos se nota que los ídolos que, en primera instancia eran valorados y adorados, pasan a ser despreciados para seguir el camino de Dios.
El problema es que algunos confunden el arrepentimiento con el remordimiento y les atemorizan las consecuencias de sus actos, pero no han realizado un cambio de actitud. No obstante, la cita bíblica de hoy trae un mensaje poderoso de esperanza. Dice que el verdadero arrepentimiento, al igual que el perdón, son dones conferidos por Dios y han sido provistos para nuestra salvación. Porque el sacrificio de Cristo es perfecto, podemos confiar en su poder para darnos arrepentimiento y perdón, así que solo nos queda aceptarlo y alabarlo por tan grandes dones.
Victoria era una joven rebelde cuyo lema era “yo siempre hago lo que quiero”. Con tal de conseguir sus propósitos, cualquier fin justificaba los medios: mentiras, robos, engaños se propagaban en sus relaciones interpersonales, sus negocios o sus estudios. Hasta que un día conoció a Cristo y su vida cambió de rumbo. Arrepentida de su capciosa vida se convenció de que, en Cristo, podía ser una nueva criatura; creyó que su vida antigua había pasado y que Dios podía darle una vida mejor (2 Cor. 5:17)-
Tú puedes recapacitar de la misma manera, preguntándote: “¿Qué camino estoy transitando?” Jesús está esperando para tomarte de la mano, y darte poder para vivir una vida noble y virtuosa (Mente, carácter y personalidad, t. 2, p. 99). ¡En Cristo hay fuerza para comportarte mejor! ¿Estás ya deseando una nueva vida? ¡Acepta el arrepentimiento y cambia de rumbo hoy!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*