4 de noviembre 2021 | Devoción Matutina para Adultos 2021 | Trigo y cizaña

“También debes saber que en los últimos días vendrán tiempos peligrosos” (2 Timoteo 3:1).

El capítulo 3 de 2 de Timoteo es una alerta sobre la apostasía futura que sucedería a causa del pecado que está presente en nuestra naturaleza. Hoy muchos se aman a sí mismos y al dinero, son orgullosos, abusivos, desobedientes a sus padres, ingratos, sin amor, crueles, sin dominio propio, inhumanos, traicioneros, amigos del placer en vez de amigos de Dios y tienen forma de piedad, pero niegan su poder (vers. 2-5).
Mientras el sembrador Jesús sembró buena semilla en su campo, es decir en la iglesia, el enemigo vino de noche y sembró cizaña (Mat. 13:24-30). Las armas que usa son la seducción, el engaño y luego la acusación.
La misión del enemigo es confrontar y dividir a los amigos.
Nos acusa ante Dios y le habla mal de nosotros.
Ante nosotros acusa y habla mal de Dios.
En Palestina, cuando el trigo ya estaba sembrado y alguien venía y sembraba cizaña encima, era considerado un acto de venganza, con el fin de arruinar su sembradío y la cosecha (Mat. 13:27, 28).
La cizaña alcanzaba poco más de medio metro de alto y solo cuando maduraban sus granos de color oscuro podían distinguirse fácilmente de los cereales. Las semillas eran venenosas. Causaban vértigos y convulsiones y, en algunos casos, la muerte.
No hemos de temer al enemigo, pues tenemos un Amigo
sembrador que ya lo ha vencido y en él podemos ser vencedores.
No solo es el dueño del campo. Es también nuestro
Defensor, Consolador y Restaurador.
“En esos momentos de angustia debemos aprender a confiar, a depender únicamente de los méritos de la expiación, y en toda nuestra impotente indignidad fiar enteramente en los méritos del Salvador crucificado y resucitado. Nunca pereceremos mientras hagamos esto, nunca” (Joyas de los testimonios, 1.1, p. 108).

Pablo le insiste a Timoteo que permanezca firme,
ligado a la Palabra del Señor y al Señor de la Palabra
porque las Sagradas Escrituras impactan
en la vida de las personas.
La Palabra le dio a Timoteo rumbo y fuerzas
para aceptar la salvación de Dios y para liderar la iglesia.
Por todo esto, como bien decía Billy Graham:
“Estudia la Biblia para ser sabio,
cree para ser salvo y vive para ser santo.
Recuerda que nosotros mismos
somos la Biblia que muchos leen
y los sermones que muchos escuchan”.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2021



(1708)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*