4 de febrero | Devocional: Mi vida Hoy | El espíritu une a los santos

4 de febrero | Mi vida Hoy | Elena G. de White | El Espíritu une a los Santos

Yo… os ruego que andéis como es digno de la vocación con que sois llamados; con toda humildad y mansedumbre, con paciencia soportando los unos a los otros en amor; solícitos a guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz. (Efe. 4:1-3)
Las estrellas del cielo están todas sometidas a ciertas leyes, y cada una influye sobre la otra para que se cumpla la voluntad de Dios, prestando toda obediencia a la ley que controla su derrotero. Y para que la obra de Dios avance triunfal y firmemente, su pueblo debe unirse.
Los esfuerzos esporádicos y caprichosos de algunos que pretenden ser cristianos se podrían simbolizar bien con la obra de un grupo de caballos fuertes pero que no han sido adiestrados. Cuando uno tira hacia adelante, el otro tira hacia atrás, y al oír la orden del amo, uno se lanza hacia adelante mientras el otro se queda inmóvil. Si los hombres no avanzan de acuerdo en el desempeño de la magna obra para este tiempo, habrá sólo confusión… Si los hombres llevan el yugo de Cristo, no pueden «tirar» por separado; todos «tirarán» con Cristo….
La rueda que estaba dentro de otra, la semejanza de los animales relacio-nados con aquéllas, todo le parecía complejo e inexplicable al profeta. Pero la mano de la sabiduría infinita se trasluce entre las ruedas, y el resultado de la obra de éstas es el orden perfecto. Cada rueda, dirigida por la mano de Dios, trabaja en perfecta armonía con todas las demás. (GCB, 31-05-1909)
Merced a la influencia del Espíritu, los que tienen ideas más diversas pueden ponerse de acuerdo. La absoluta ausencia de egoísmo debe unir al pueblo de Dios con vínculos afectuosos y firmes. Existe un poder enorme en la iglesia cuando las energías de sus miembros se encuentran bajo el dominio del Espíritu, recogiendo el bien de todas las fuentes, educando, instruyendo y disciplinando el yo. De esa manera se le presenta a Dios una organización poderosa, por medio de la cual puede obrar la conversión de los pecadores. Así se relacionan el cielo y la tierra, y las potencias divinas colaboran con los instrumentos humanos. (ST, 19-12-1906)
DEVOCIONAL MI VIDA HOY
Reflexiones para cada día
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional, Mi vida Hoy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*