4 de febrero 2019 | Devoción Matutina para Adultos | Rescate

“Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45).

Durante la Copa del Mundo de fútbol del año pasado, realizada en Rusia, los integrantes de un equipo de fútbol juvenil de Tailandia, los “Jabalíes Salvajes”, atrajeron la atención de todos. Después del entrenamiento que realizaron el 23 de junio, los jugadores y el técnico decidieron pasear por una caverna, y terminaron aislados debajo de una cadena de montañas que separa Tailandia de Myanmar. Quedaron en la oscuridad y perdieron la noción del tiempo. El técnico ayudó a los chicos a mantener la calma. Tenían solamente linternas, oxígeno, y agua que caía de las paredes de la caverna.

Se organizó un gran movimiento de búsqueda para encontrar a los trece desaparecidos. El acontecimiento movilizó a la prensa internacional. Sin embargo, las fuertes lluvias hacían muy difícil el rescate.

Cerca de mil personas ayudaron, formando una gran cadena de solidaridad y de fe. Cantidad de profesionales trabajaban en las búsquedas, los vecinos reunían dinero y comida para las familias, y los amigos cantaban y oraban en la entrada de la caverna. John Volanthen y Rick Stanton avanzaron entre el barro y en la oscuridad hasta que finalmente encontraron a los muchachos y al técnico. Lamentablemente, Saman Kunan, buceador jubilado de la Marina Tailandesa que auxiliaba en el rescate como voluntario, murió durante la operación.

Las aguas continuaron subiendo rápidamente, y no había manera de esperar más. El rescate comenzó el 7 de julio, y recién tres días después el técnico y el último jugador fueron rescatados. Inmediatamente después salieron los buceadores y los médicos que cuidaron de los “Jabalíes Salvajes” dentro de la caverna. Al poco tiempo, el agua inundó todo el lugar.

Esta historia nos ayuda a reflexionar sobre nuestro rescate del pecado. Piensa en el sufrimiento de aquellas familias durante las dos semanas que esperaron por una solución, y vas a entender mejor el sufrimiento de Dios, de los ángeles y de los mundos no caídos al contemplar nuestra condición y la larga espera por el momento exacto del rescate. Observa la movilización generada por la búsqueda de aquellos muchachos, y te va a resultar fácil entender el compromiso de todo el cielo con nuestra salvación. Siente el dolor por la muerte de uno de los voluntarios, y vas a entender mejor la muerte de Cristo para mantenernos con vida.

Nuestro rescate también tendrá un final feliz. En poco tiempo, Cristo nos llevará de regreso a casa. ¡No pierdas esta esperanza!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2019

NUESTRA ESPERANZA

Erton Kohler

Lecturas devocionales para Adultos 2019

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*