31 de octubre 2019 | Devoción Matutina para Adultos | Piedras vivas

“Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:5).

La Biblia usa varias ilustraciones para representar a la iglesia. Una de ellas es la construcción de un templo espiritual compuesto por “piedras vivas”. En esta metáfora, hay un detalle interesante: las construcciones no se edifican solas; necesitan ser trabajadas y levantadas.

Además de esto, quiero destacar dos lecciones que se marcan en el versículo bíblico de hoy. La primera es que las piedras de una construcción no llegan pulidas, refinadas y cortadas para encajar en el lugar correcto. Ellas necesitan ser modeladas, terminadas y, para esto, exigen bastante trabajo. Cuando Jesús dijo que somos “piedras vivas” de su casa espiritual, él estaba diciendo también que hay un trabajo especial para realizar en nuestra vida. Él desea hacernos reflejar correctamente su gracia para que nos transformemos en agentes transformadores del mundo. Antes de hacer algo por medio de nosotros, Jesús hace algo en nosotros.

En su obra de salvación en nosotros, Cristo labra nuestro carácter. Muchas veces, ese proceso es doloroso e incómodo. En general, nosotros preferimos que Dios retire las aristas de la vida de los otros que viven cerca de nosotros. Tenemos la sensación que son ellos quienes realmente están necesitando ese proceso. Parece que estamos bien. Sin embargo, el Señor sigue trabajando en nosotros, por su gracia y con su poder, para construir un templo fuerte, donde podamos revelar la gloria de su carácter y la majestad de su amor.

La segunda lección que destaco del texto de hoy es el hecho de que ningún templo espiritual puede ser construido con una única piedra. Cada piedra es colocada sobre otra piedra. Jesucristo es el fundamento. Los apóstoles fueron constituidos sobre ese fundamento. Los primeros cristianos, enfrentando persecución, siendo devorados por leones y quemados en la hoguera, también fueron piedras en el templo espiritual. Hombres y mujeres fieles a lo largo de los siglos, perseguidos, juzgados y oprimidos, mantuvieron firme la verdad de la Palabra de Dios. Los reformadores y los valdenses tuvieron fuerza moral para defender la verdad de la Palabra de Dios. Todos ellos formaron parte de este templo espiritual.

Hoy, tú eres un heredero de la Reforma y la “piedra viva” sobre la que el Señor sigue construyendo su templo. Permite que él realice su obra en ti, transformando tu vida en un instrumento de salvación.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2019

NUESTRA ESPERANZA

Erton Kohler

Lecturas devocionales para Adultos 2019

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*