31 de agosto | Devocional: Una religión radiante | Un nuevo corazón, un nuevo espíritu

«Arrojen de una vez por todas las maldades que cometieron contra mí, y háganse de un corazón y de un espíritu nuevos. ¿Por qué habrás de morir, pueblo de Israel? Yo no quiero la muerte de nadie. ¡Conviértanse, y vivirán! Lo afirma el Señor omnipotente». Ezequiel 18: 31-32, NVI

CADA VERDADERO RETORNO al Señor imparte gozo permanente a la vida — Muchos tienen una percepción confusa de la excelencia de Cristo, y sin embargo sus corazones se estremecen de gozo. Anhelan sentir más profundamente y en mayor medida el amor del Salvador. Hemos de potenciar todo anhelo del alma por conocer a Dios.

El Espíritu Santo actúa en quienes se someten a su influencia, moldea y forma a ‘ quienes quieran ser así formados. Dediquémonos a cultivar pensamientos espirituales y a la santa comunión. Solo hemos visto los primeros rayos de la aurora de su gloria. Conforme sigamos conociendo a Dios, veremos que «la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto» (Prov. 4: 18).— Profetas y reyes, cap. 56, p. 452. El ministerio de curación, cap. 43, pp. 363-364.

En Cristo reside la plenitud del gozo sempiterno. […] Si conocemos a Dios, y a Cristo Jesús a quien él ha enviado, una inefable alegría llenará el alma.— Testimonios para los ministros, pp. 396, 168..

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados ni potestades, ni lo  presente ni lo por venir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro». Romanos 8: 37-39 «Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado». Juan 17:3

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

========================

DEVOCIONAL: UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*