31 de agosto 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Sobria, justa y piadosamente

 

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“Y nos enseña que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, mientras aguardamos la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:12, 13).

Terminamos el mes y el tema de las adicciones con una joya de las Escrituras. En estos breves versículos Pablo esboza lo que sus lectores deben evitar, la impiedad y los deseos de la carne, además de ofrecer la vía para resolver dichas tendencias: vivir sobria, justa y piadosamente en la esperanza del regreso de Jesús.

Aparece otra vez esa palabra griega, epitomía, también presente en 1 Pedro 4:2. El deseo concupiscente debió ser (tal y como es hoy) un problema importante en los primeros cristianos, pues epitomía y sus derivados se hallan más de cincuenta veces en el Nuevo Testamento. Es curioso que abarca conceptos relacionados con las adicciones: ansia, afán, compulsión, codicia y lujuria. Veamos, pues, las recomendaciones del apóstol para combatir el problema.

Primero, vivamos sobriamente. Muchas de las adicciones modernas tienen que ver con la sobreabundancia de productos de consumo. Por ejemplo, la adicción a la comida se incrementa con el exceso de alimento; o la adicción al ordenador (computadora) se hace común cuando aparatos y conexiones a la red están disponibles a cualquier hora en todas partes. El apóstol nos insta a vivir de manera frugal, aunque nuestros medios nos permitan el exceso. Así nos mantendremos protegidos de los deseos desmesurados.

Segundo, vivamos justamente. La práctica de la justicia, la equidad, la igualdad, la generosidad, la bondad y el perdón son parte de la ética cristiana que sobrepasa las normas puramente humanas de conducta. Muchos enunciados del evangelio como “al que quiera quitarte la túnica, déjale también la capa”, muestran estándares de conducta que solo son posibles en el amor de Jesús. La práctica de tales consejos nos mantendrá alejados del pecado y de las adicciones.

Tercero, vivamos piadosamente. Una vida de relación estrecha con Jesús, de oración, de meditación en las Escrituras y de culto privado y colectivo, también nos protegerá del pecado y de cualquier forma de adicción.

Por último, hagamos todo lo anterior en la esperanza. La esperanza, aun la no religiosa es un factor de salud total puesto de manifiesto en múltiples estudios. Pero cuando esa esperanza está centrada en “la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”, la cobertura es perfecta. Se trata de la esperanza que transformará nuestro deseo de la recompensa mezquina de las adicciones en una visión auténtica de lo que es ser salvos por la gracia del Señor Jesús.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*