30 de septiembre | Devocional: Alza tus ojos | Prepárese para la lluvia tardía

Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. Joel 2:23.

El Espíritu de Dios es un poder que convence. Cuando la iglesia lo viva, habrá un cambio radical en su eficiencia espiritual. El Señor Dios está listo a dar, pero muchos no comprenden su necesidad de recibir. Son débiles cuando deberían ser fuertes; incapaces, cuando deberían ser poderosos al recibir la eficiencia del Espíritu Santo…

Desde aquellos que ven la luz y la verdad, el mensaje debe salir con un poder que no tienen y que no sienten que sea imprescindible tener. Cuando se aferren realmente con firmeza del Poderoso por una fe viva, cuando la verdad sea para ellos una realidad viviente, entonces verán realizada una obra que en la actualidad ni imaginan. Existe una soñolienta indiferencia hacia la gente que está en los bordes mismos del mundo eterno. Tienen obra misionera que realizar, testimonios decisivos que llevar. La trompeta ha de emitir un sonido certero de advertencia, reproche y súplicas. Todos deberían realizar esfuerzos fervientes para procurar salvar a las almas que perecen.

¿Qué significa esta insensibilidad? ¿Qué significa este espíritu egocéntrico? ¡El tiempo pasa! ¡El fin está cerca! ¿A quiénes están tratando de salvar del infierno de la destrucción? Oh, si Dios vivificara a estas almas que tienen mente mundana; oh, si pudieran sentir en las profundidades de su ser que deben velar en oración, que tienen talentos que les han sido confiados para usarlos ahora, justamente ahora, cuandoquiera el Señor necesite sus dones para el progreso de su obra en nuestro mundo. ¿Escuchan la voz de Dios que dice: “Vosotros sois la luz del mundo”? Imaginación, sueños y el conocimiento de la verdad no son suficientes. Cada creyente ha de encender su lámpara en el altar divino. Todos han de brillar, porque la luz de la verdad ha descendido sobre ellos, y no pueden dejar de iluminar en medio de las tinieblas morales del mundo…

Hay almas que necesitan ser reavivadas; muchos deben recibir el gozo de la salvación dentro de sus propias almas. Ellos han errado, no han estado edificando un carácter correcto, pero para el Señor es motivo de regocijo restituirles aun el gozo de su Ungido. Esto proveerá eficiencia, felicidad y una seguridad santificada; un testimonio vivo. Digan a los pobres y desalentados que se han apartado del sendero recto que no necesitan desesperar. Hay sanamiento y purificación para toda alma que vaya a Cristo. Hay bálsamo en Galaad, hay allí médico.—Carta 93, del 30 de septiembre de 1896, dirigida a A. T. Robinson, un pionero misionero y administrador en Africa del Sur.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*