30 de septiembre 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes 2020 | Lo que la familia no da, la escuela no lo presta

 

UNA NUEVA VERSIÓN DE TI

Lecturas devocionales para Jóvenes 2020

“El que retiene el castigo, aborrece a su hijo; el que lo ama, a tiempo lo corrige” (Proverbios 13:24).

La Universidad de Salamanca es la más antigua de España y unas de las primeras que hubo en Europa. Hasta el día de hoy es una institución educativa con un enorme prestigio y cuya biblioteca es de las más grandes de todo el país. Un proverbio latino alude a dicha universidad en cuanto a los alcances de la enseñanza: “Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta”. Muchas veces se han interpretado estas palabras como si la falta de capacidad intelectual fuera un asunto heredado, no obstante, el adagio también se puede entender de otra manera: hay cosas que la universidad, por buena que sea, no puede aportar, como la vocación, la inteligencia, la perseverancia y el entusiasmo por aprender. Todo eso tiene que venir del estudiante. De modo que, si cuenta con ello, aprovechará muy bien sus estudios superiores.

Lo cierto es que muchos estudiantes llegan a la escuela sin algunas virtudes elementales que obstaculizan el proceso enseñanza-aprendizaje, las cuales debieron haber aprendido en su casa. De ahí que también se puede aplicar el antiguo proverbio al ambiente familiar en el que crece un futuro estudiante: “Lo que la familia no da, la escuela no lo presta”. Mucha gente espera que la escuela eduque a sus hijos tratando de librarse de una responsabilidad que corresponde a la familia. Es en casa donde se deben incentivar las capacidades intelectuales de los niños y avivar su desarrollo mental; es ahí donde se adquieren valores como el respeto a la autoridad, la obediencia y el espíritu de cooperación. Por supuesto, el hogar es el cuartel general donde los niños debieran acudir a recargar energías, recibir estrategias y todo tipo de apoyo para enfrentar la lucha por el conocimiento. Pero al carecer de dichas virtudes, es muy probable que muchos niños y jóvenes no fructifiquen como se esperaría durante su etapa estudiantil.

¿Pero qué se puede hacer si tu familia no te brindó tales virtudes y ahora, hecho todo un estudiante, descubres que no las tienes? Aquí es donde entra el poder de Dios. El Señor prometió enviarnos a un gran educador: “Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y os anunciará las cosas por venir” (Juan 16:13). Sí, puede conducirnos a toda verdad en todos los ámbitos del conocimiento.

Hoy abre tu corazón a la influencia del Espíritu Santo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*