30 de octubre 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Sin perdón

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“Dios no perdonó a los ángeles que pecaron […]. Tampoco perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé […]. También condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente” (2 Pedro 2:4-6).

A través de las Escrituras, Dios se reveló al ser humano como un Ser misericordioso en extremo, dispuesto a perdonar la transgresión, la iniquidad y el pecado. La misericordia de Dios se mostró claramente en la vida de Jesús y mucho más profundamente se manifestó en su muerte. No obstante, hay señaladas ocasiones en las que Dios no perdona. “¿Será que mi pecado no puede ser perdonado?”, es la angustiosa pregunta que atemoriza a algunos. ¿Qué pecado no tiene perdón?

Cierto día, unos escribas fueron adonde estaba Jesús y, viendo los milagros que hacía, comenzaron a decir que los tales eran realizados por influencia de Satanás. En ese contexto, Jesús les dijo: “De cierto os digo que todos los pecados y las blasfemias, cualesquiera que sean, les serán perdonados a los hijos de los hombres; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón” (Mar. 3:28, 29). ¡Todos los pecados pueden ser perdonados! ¡Qué regalo de Dios! Sin embargo, el pecado contra el Espíritu Santo, aquel que consiste en atribuir voluntariamente a Satanás la obra del Espíritu Santo, no tiene perdón. No porque Dios no desee perdonarlo, sino porque “por medio de su Espíritu es como Dios obra en el corazón humano; y cuando los hombres rechazan voluntariamente al Espíritu, y declaran que es de Satanás, cortan el conducto por medio del cual Dios puede comunicarse con ellos” {Consejos para la iglesia, p. 119).

Hay todavía otros pecados que Dios no perdonará. Así como no perdonó a los ángeles que pecaron, al mundo antiguo o a Sodoma y Gomorra, tampoco perdonará los pecados de quienes no se hayan arrepentido. La Biblia dice que no perdonará los pecados de quienes no perdonen a su prójimo: “Si no perdonáis sus ofensas a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas” (Mat. 6:15).

¿Te preocupa pensar que tu pecado, tal vez, no sea perdonado? Puedes aun caer de rodillas, indefenso, delante de Dios, llevarle tus preocupaciones y clamar al Señor: “Si mirares a los pecados, ¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón, para que seas reverenciado” (Sal. 130:3, 4, RVR). Ahora mira la cruz y contempla a Cristo crucificado. Ofreció su vida para darte el perdón de todos tus pecados. Si observas con cuidado verás que su mano todavía está extendida.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*