30 de mayo | Devocional: La fe por la cual vivo | No os desaniméis

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios será contigo en donde quiera que fueres. Josué 1:9.

“Después de pasar la fecha, en 1844, estaban reunidos una vez unos cuantos hermanos y hermanas. Todos estaban muy tristes, porque la desilusión había sido muy dolorosa. Al rato llegó a la reunión un hombre que exclamó: ‘¡Animo en el Señor, hermanos; ánimo en el Señor!’ Y lo repitió una y otra vez, hasta que cada cara se volvió resplandeciente, y cada voz se elevó para alabar a Dios.

“Hoy digo a toda persona que trabaja para el Maestro: ‘¡Animo en el señor!’ …

“Algunos miran siempre los detalles defectuosos y desalentadores, y por lo tanto, los sobrecoge el desaliento. Se olvidan de que el universo celestial aguarda para hacerlos agentes de bendición para el mundo; y que el Señor Jesús es una reserva inagotable de la cual los seres humanos pueden sacar fuerza y valor. No hay necesidad de sentir abatimiento ni aprensión. Nunca llegará el tiempo en que la sombra de Satanás no atraviese nuestra senda. Porque con ello el enemigo trata de ocultar la luz del Sol de justicia. Pero nuestra fe debe atravesar esta sombra.”—Obreros Evangélicos, 280, 281.

“La esperanza y el valor son esenciales para dar a Dios un servicio perfecto. Son el fruto de la fe. El abatimiento es pecaminoso e irracional. Dios puede y quiere dar ‘más abundantemente’ (Hebreos 6:17) a sus siervos la fuerza que necesitan para las pruebas. Para los desalentados hay un remedio seguro en la fe, la oración y el trabajo.”—La Historia de Profetas y Reyes, 120, 121.

========================

DEVOCIONAL

LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*