30 de julio | Devocional: Una religión radiante | Ángeles a nuestro servicio

«¿No son todos ellos espíritus enviados con la función de servir a los que han de heredar la salvación?». Hebreos 1: 14, LPH

HOY EN DÍA, tan ciertamente como en el tiempo de los apóstoles, los mensajeros celestiales se mueven a lo largo y lo ancho de la tierra, tratando de consolar a los afligidos, proteger a los descarriados, y ganar para Cristo los corazones humanos. No podemos verlos personalmente; pero ellos están constantemente junto a nosotros para dirigimos, guiamos y protegemos.

El cielo se acerca a la tierra por esa escalera mística, cuya base está firmemente plantada en la tierra, mientras que su parte superior llega al trono del Infinito. Los ángeles están siempre ascendiendo y descendiendo por esta escalera de deslumbrante resplandor, llevando las oraciones de los menesterosos y angustiados al Padre celestial, y trayendo bendición y esperanza, valor y ayuda, a los hijos de los hombres. Esos ángeles de luz crean una atmósfera celestial en derredor de cada alma, para elevamos en dirección a lo invisible y eterno. No podemos contemplar sus formas con nuéstra vista natural. Solamente mediante una visión espiritual podemos discernir las realidades celestiales. Solamente el oído espiritual puede captar la armonía de las voces celestiales. […]

Necesitamos comprender mucho mejor la misión de los ángeles. Sería bueno recordar que cada verdadero hijo de Dios cuenta con la cooperación de los seres celestiales. Ejércitos invisibles de luz y poder acompañan a los mansos y humildes que creen y aceptan las promesas de Dios; hay a la diestra de Dios querubines y serafines, y ángeles poderosos en fortaleza, «son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos-de la salvación» (Heb. 1: 14).— Los hechos de los apóstoles, cap. 15, pp. 115-116.

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

========================

DEVOCIONAL: UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*