3 de octubre 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Pecadores

 

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos. Respondiendo Jesús, les dijo: ‘¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que los demás galileos? Os digo: no, antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente’ ” (Lucas 13:1-3).

Un grupo de feligreses se había congregado el último sábado del año cuando fue sorprendido por un rayo que sacudió la iglesia de Chisiyo, ubicada en la capital de Lilongwe (Malaui). Como consecuencia, alrededor de doscientas personas quedaron inconscientes y ocho murieron instantáneamente.

La tragedia conmovió a la comunidad que acudió urgentemente a dar socorro a los afectados. Este hecho, sin embargo, creó cierta inquietud entre el resto de los feligreses. ¿Será que otras personas asociarían a la iglesia con oscuros presagios? ¿Podría la tragedia ser interpretada como un castigo divino? ¿Serían sus miembros más pecadores que el resto de los mortales?

Una situación similar ocurrió en tiempos de Jesús, cuando unos soldados de Pilato invadieron Jerusalén. Sin respeto alguno, ingresaron al templo donde se estaban realizando los sacrificios habituales y mataron a algunos adoradores, provocando que su sangre se mezclara con la de los animales sacrificados.

“¿Pensáis que porque padecieron tales cosas eran más pecadores que los demás?”, fue la pregunta que hizo Jesús.

Dos factores se combinan en ambos incidentes. El primero se refiere a la interpretación del sufrimiento. En otras palabras, ¿las tragedias son exclusivas de los malvados? El segundo factor se refiere a la identificación de quiénes

son más pecadores. Siendo que los judíos consideraban el sufrimiento como un juicio divino, los afectados, por tanto, debieran ser “más pecadores” que el resto. Se deduce de ello que, quienes le contaron la noticia de la tragedia a Jesús podrían haberse sentido superiores y habrían esperado que el Señor ratificara sus creencias. Sin embargo, Jesús trajo a la memoria otras tragedias similares y rechazó la idea de que el sufrimiento sea exclusivo de los malvados, más bien, sugirió que es común a la naturaleza humana. Rechazó también el sentimiento de superioridad poniendo a todos en un mismo plano y respondiendo que los que sufren no son más pecadores ni más culpables que el resto de los mortales. Con ojo profético miró el día del juicio final y agregó: “Antes

si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente”.

En otras palabras, todos somos pecadores y necesitamos del arrepentimiento y el perdón de Dios. Por su parte, el apóstol Pablo se consideraba el primero de los pecadores (1 Tim. 1:15); el primero en necesitar arrepentimiento y perdón.

Y tú, ¿cómo te consideras?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*