3 de febrero | Devocional: Mi vida Hoy | Los dones son para perfección

Y él mismo dio unos, ciertamente apóstoles; y otros, profetas; y otros, evangelistas; y otros, pastores y doctores; para perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo; hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo. (Efe. 4:11-13)

Todos esos dones se deben poner en ejercicio. Cada obrero fiel ministrará para perfección de los santos…Hay una tarea para cada uno. Cada alma que cree la verdad debe afirmarse en su suerte y lugar, diciendo: “Heme aquí; envíame a mí…” Dad a cada uno algo que hacer por los demás. Ayudad a todos a comprender que como receptores de la gracia de Cristo, tienen la obligación de trabajar por él. Y enseñadles a todos cómo trabajar. Sobre todo los recién llegados a la fe deben recibir instrucción para convertirse en obreros juntamente con Dios. Cuando se lo ponga a trabajar, el abatido pronto olvidará su abatimiento; el débil se robustecerá; el ignorante adquirirá conocimiento y todos estarán preparados para presentar la verdad tal como es en Jesús.
Hallarán un socorro infalible en aquel que prometió salvar a todos cuantos acudan a él. (6T:48-50)
Se necesita la obra del Espíritu Santo, para que la obra se equilibre en forma adecuada, y para que pueda avanzar firmemente en todo sentido. (6T:291)
La verdad para este tiempo abarca todo el Evangelio. Si se la presenta debidamente obrará en el hombre los cambios que precisamente evidenciarán el poder de la gracia divina sobre el corazón. Realizará una obra completa y desarrollará un hombre completo también. (6T:291) El [Dios] nos dice que seamos perfectos como él, es decir, de la misma manera. Debemos ser centros de luz y bendición para nuestro pequeño mundo, tal como él lo es para el universo. No poseemos nada; pero la luz de su amor resplandece sobre nosotros, y debemos reflejar ese fulgor. . . . Podemos ser perfectos dentro de nuestra esfera, tal como Dios es perfecto en la suya. (MB:117-118) (40)

DEVOCIONAL MI VIDA HOY
Reflexiones para cada día
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*