3 de diciembre | Devocional: Recibiréis Poder | Felicidad en servir a nuestro capitán

Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. 1 Timoteo 6:12.

Como fieles soldados, en el ejercicio fervoroso y decidido, obedeciendo la orden del Capitán de nuestra salvación, hay gozo genuino, tal como el que no se puede obtener en ningún otro empleo. La paz de Cristo estará en el corazón del soldado fiel. Hay descanso para quien lleva el yugo de Jesús y levanta las cargas de Cristo. Parece una contradicción decir que no hay descanso, excepto para el que se encuentra en el servicio continuo y consagrado. Esto es verdad. La felicidad proviene de un servicio dispuesto y obediente, donde todos los poderes de nuestro ser se mueven en una feliz, saludable y armoniosa acción en obediencia a las órdenes de nuestro Capitán. Cuanto mayor sea la responsabilidad asignada a los soldados de Cristo, más se gozará en el amor del Salvador y su aprobación. El creyente encuentra libertad en la realización de las tareas más pesadas y más difíciles.

Cumplir con las tareas de un soldado significa esfuerzo. No siempre será el trabajo que nosotros, como milicias de Jesús, elegiríamos. Soportaremos incomodidades externas, dificultades y pruebas. Hay una guerra permanente que debe mantenerse contra los males y las inclinaciones de nuestros propios corazones naturales. No debemos escoger y seleccionar el trabajo que nos resulta más agradable; porque somos soldados de Cristo, y bajo su disciplina no podemos buscar nuestro propio placer. Tenemos que pelear las batallas del Señor con hombría. Hay enemigos que vencer, los cuales quieren conquistar el control de todas nuestras facultades.

Nuestra propia voluntad debe morir; sólo Cristo ha de ser obedecido. El soldado en el ejército del Señor tiene que aprender a soportar dificultades, a negarse a sí mismo, a tomar su cruz y a seguir a donde su Capitán lo conduzca. Para la naturaleza humana, hay muchas tareas que serán duras de realizar; dolorosas para la carne y la sangre. Este desafío de someter al yo requiere un esfuerzo decidido y continuo. Al pelear la buena batalla de la fe obtendremos preciosas victorias, y estaremos echando mano de la vida eterna.—The Youth’s Instructor, 22 de  diciembre de 1886.

 

DEVOCIONAL: RECIBIRÉIS PODER

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*