3 de agosto 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | No me dejaré dominar

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“Todas las cosas me son lícitas, pero no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, pero yo no me dejaré dominar por ninguna” (1 Corintios 6:12).

El texto de hoy da a entender que muchas conductas humanas, en su justa medida y dentro de los límites morales, son buenas. Pero bajo ciertas condiciones, las mismas actividades dejan de serlo, especialmente cuando la persona acaba perdiendo las riendas de su propia vida. La expresión de Pablo, “no me dejaré dominar por ninguna”, indica que, aun cosas lícitas y necesarias, pueden acabar esclavizando al ser humano. Se trata de bienes que son fuentes de bendición, pero usados indebidamente pueden convertirse en maldición.

Nos referimos a cosas tan legítimas como la comida, el dinero, el trabajo, las medicinas, el ordenador, el sexo o el televisor. Hay personas que han llegado a “engancharse” a alguno de estos artículos o conductas hasta el punto de no poder hacer vida normal, ya sea a nivel familiar, social o laboral. La fuerza de esas actividades es tal que los absorbe y los subyuga. Uno o más de estos productos o comportamientos pueden hacer al cristiano dependiente y con dificultad para reducirlos y retomar el control de su existencia.

El apóstol explica este texto en el contexto de la fornicación. Pablo no está en contra de la sexualidad, pues en el capítulo siguiente advierte que “el marido debe cumplir con su mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con su marido” (1 Cor. 7:3). Pero sí condena la fornicación, es decir, no aprueba que se tenga trato sexual con una persona con la que no se está casado. Tal vez utilice el apóstol las palabras del texto de hoy por saber que la sexualidad comunica un fuerte impulso hasta dominar a muchos. Por ello, su recomendación para evitar que el control y el dominio lo ejerzan las conductas pasionales es la unión con Jesús. Haciendo un símil un tanto brusco nos dice: “El que se une con una ramera, es un cuerpo con ella […]. Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él” (1 Cor. 6:16,17).

Puede que te resulte difícil retener el dominio de alguna actividad y que sea ella la que te domine a ti. Pablo sugiere que para protegerte del dominio indeseable te unas a Jesús y permanezcas en él. Aférrate a la promesa de Isaías 41:10 (“No temas porque yo estoy contigo”) y llena tu mente de ella, repitiéndola y reflexionando en su mensaje.

Ten presente, en especial durante la tentación, que Dios mismo te fortalecerá, él mismo te ayudará y te sustentará con su mano poderosa.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*