3 de abril | Devocional: Una religión radiante | La dicha de sufrir por los demás

«Ahora me alegro de sufrir por ustedes. Así voy completando en mi existencia corporal, y en favor del cuerpo de Cristo que es la Iglesia, lo que aún falta al total de las tribulaciones cristianas». Colosenses 1: 24, LPH

LOS APÓSTOLES NO CONSIDERABAN su propia vida como lo más valioso, y se sentían felices de ser tenidos por dignos de sufrir oprobio por el nombre de Cristo. Pablo y Silas sufrieron la pérdida de todo. Fueron azotados y arrojados brutalmente al frío y la humedad de una sórdida mazmorra, en una posición muy dolorosa, con los pies elevados y sujetos en el cepo.
¿Llegaron protestas y quejas a los oídos del carcelero? Pues ¡no! Desde el interior de la cárcel, se elevaron voces que rompían el silencio nocturno con cantos dé gozo y alabanza a Dios. A estos discípulos los animaba un profundo y ferviente amor por la causa de su Redentor, por la cual estaban sufriendo.
En la medida en que la verdad de Dios llene nuestro corazón, absorba nuestros afectos y rija nuestra vida, tendremos por gozo el sufrir por la verdad. Ni los. muros de la cárcel, ni la hoguera del martirio, podrán entonces dominamos ni impedir que llevemos a cabo la gran obra que nos ha sido encomendada — Testimonios para la iglesia, t. 3, p. 446, adaptado.
«Cuando vean esto los pobres que te buscan, se pondrán muy alegres, y recobrarán el ánimo. Tú, Dios mío, atiendes a los pobres;
¡no te olvidas de tu pueblo que se encuentra cautivo!».Salmo 69: 32-33, TIA

MI REFLEXION PERSONAL
_________________________
_________________________
_________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*