29 de marzo | Devocional: Mi vida Hoy | Me purifica en las pruebas

¿Y quién podrá sufrir el tiempo de su venida? o ¿quién podrá estar cuando él se mostrará? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores. Y sentarse ha para afinar y limpiar la plata: porque limpiará los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata; y ofrecerán a Jehová ofrenda con justicia. (Mal. 3:2-3)

Entre el pueblo de Dios se está verificando un proceso de refinamiento y purificación; el Señor de los ejércitos se ha empeñado en esta obra. Este proceso es muy doloroso para el alma, sin embargo, es necesario realizarlo para eliminar la impureza. Las pruebas son indispensables pues nos atraen más cerca de nuestro Padre celestial, sometiéndonos a su voluntad, y permitiéndonos ofrecer al Señor una ofrenda en justicia… Dios coloca a sus hijos en la misma situación una vez tras otra, aumentando la aflicción hasta que la mente se hinche de perfecta humildad, y el carácter se transforma; entonces triunfan aquéllos sobre el yo, de acuerdo con Cristo y el Espíritu de los cielos. No se puede efectuar sin sufrimiento la purificación del pueblo de Dios… El nos lleva de un horno a otro, para probar nuestro valor genuino. La verdadera virtud está en someterse a la prueba. Si nos mostramos renuentes a la obra escrutadora del Señor, estamos en peligro…
Dada su misericordia, el Señor revela a los hombres sus defectos ocultos. El quiere que los seres humanos examinen con espíritu crítico las complejas emociones y móviles de su propio corazón, y disciernan lo que está mal, modifiquen su manera de ser y refinen sus modales. Dios anhela que sus siervos conozcan su propio corazón. Para que éstos puedan darse cuenta a ciencia cierta de su situación, el Señor permite que se vean sometidos al fuego de la aflicción, y así se purifiquen. Las pruebas de la vida son los divinos artesanos destinados a eliminar las impurezas, debilidades y asperezas de nuestro carácter, con el propósito de prepararnos para gozar de la sociedad de los purísimos ángeles celestiales en gloria… El fuego no nos consumirá, sino que eliminará la escoria y saldremos purificados siete veces, ostentando el sello de la Divinidad. (RH, 10-04-1894) (95)

DEVOCIONAL MI VIDA HOY
Reflexiones para cada día
Elena G. de White

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • Fanny Cobaleda otiz 3 años ago

    Me gustaría tener copia de la matutina Mi vida Hoy del mes de marzo del 2016. Gracias