29 de julio | Devocional: Una religión radiante | Nosotros y los ángeles unidos

«Alaben al Señor,todos sus ejércitos, siervos suyos que cumplen su voluntad». Salmo 103: 21, NVI

Los Ángeles gloriosos que contemplan siempre la faz del Padre en los cielos se complacen en servir a los indefensos. Los ángeles están siempre donde más se los necesita, junto a los que libran las más rudas batallas consigo mismos, y cuyas circunstancias son de lo más desalentadoras. Apoyan con especial esmero a los débiles y vacilantes cuyos caracteres presentan muchos rasgos poco favorables. Lo que a los corazones egoístas les parecería servicio humillante, como el de atender a los desventurados y de carácter débil, es precisamente la obra que cumplen los seres puros y sin pecado de los atrios celestiales.— El ministerio de curación, cap. 6, p. 60.

Hemos de colaborar con los ángeles celestiales para presentar a Jesús al mundo. Con avidez casi impaciente, los ángeles aguardan nuestra cooperación; pues los seres humanos tienen que ser el medio de comunicación con la humanidad. Cuando nos entregamos a Cristo con corazones plenamente consagrados, los ángeles se regocijan de poder hablar a través nuestro para revelar el amor de Dios.— El Deseada de todas las gentes, cap. 30, p. 268.

¿No es acaso altamente inspirador y motivador pensar que el instrumento humano es el medio visible de transferencia de las bendiciones de los agentes angélicos! Al colaborar así con el Señor, lo que se lleva acabo presenta el sello de lo divino. El conocimiento y la actividad de los seres celestiales, unidos al conocimiento y el poder que son impartidos a los seres humanos, proporcionan alivio a los oprimidos y afligidos. Nuestros actos de servicio desinteresado nos hacen partícipes en el éxito que se deriva del alivio ofrecido. ¡Con qué gozo contempla el cielo estas influencias combinadas!. — Testimonios para la iglesia, t. 6, pp. 455-456.

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

========================

DEVOCIONAL: UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz

Elena G. de White



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*