29 de julio 2020 | Devoción Matutina para Adultos 2020 | Amor que sana

BUENA MEDICINA ES EL CORAZÓN ALEGRE

Lecturas devocionales para Adultos 2020

 

“Él sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas” (Salmo 147:3).

La cicatrización de las heridas es un proceso biológico mediante el que se reparan los tejidos vivos, luego de una lesión. Cada herida es única en su tipo, pues depende de su gravedad, de la persona que la padece, de su estado de salud y de sus hábitos de vida. El proceso de reparación comporta distintas fases, las cuales, dependiendo del tamaño de la herida, pueden durar más de un año. No obstante, hay heridas a las que no se les puede determinar cuándo sanarán o si alguna vez cerrarán. Las heridas que se ven a simple vista corresponden mayormente a lesiones del tejido epitelial; y es normal que las atendamos urgentemente, ya que cualquier descuido podría producir una infección aún mayor.

Sin embargo, hay heridas que, debiendo ser atendidas inmediatamente, quedan expuestas, abiertas y sin cuidado; por lo que hieden y supuran constantemente, a veces, a través de los años. Muchas de ellas no son apreciadas a simple vista, pues se encuentran en lo profundo de nuestro ser; y aunque algunas han sido causadas por nuestros semejantes, las más complejas han sido causadas por nosotros mismos al cometer errores y pecados que destruyen nuestra estima y dignidad. El ser humano sufre constantemente por el dolor producido por estas heridas. Dice el profeta Isaías: “Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas ni vendadas ni suavizadas con aceite” (Isa. 1:6).

Jesús, en su infinito amor, vio esas heridas en el corazón de las personas. Antes de atender la enfermedad física socorría la enfermedad espiritual producida por el pecado, diciendo: “Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados” (Mat. 9:2). La Biblia presenta esta sanidad como la más necesaria y urgente de todas. El remedio que ha provisto el cielo está accesible y es potente para curar hasta la más profunda de esas heridas. La sanidad de nuestros pecados puede ser posible gracias al sacrificio del inmaculado Hijo de Dios. Dice la Escritura: “Mas él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, cayó sobre él el castigo, y por sus llagas fuimos nosotros curados” (Isa. 53:5).

Cristo vino a sanar las heridas que el pecado dejó en el corazón. Con indecible amor, también a ti van dirigidas las amantes palabras: “Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados”. El remedio ha sido provisto. ¿Todavía no lo crees? Pues ¡mira la cruz! Su amor libra al alma de culpa y confiere vida y salud.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*