29 de enero | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | La Biblia no tiene rival

Las palabras de Jehová, palabras limpias; plata refinada en horno de tierra, purificada siete veces. Salmos 12:6.

La Biblia no cede lugar a ningún otro libro; no tiene rival…. Una comprensión de sus enseñanzas, requiere que el estudiante se apropie del conocimiento de la infinita voluntad de Dios. La Palabra de Dios enseña a los hombres y a las mujeres cómo llegar a ser hijos e hijas de Dios. Ningún otro libro, ningún otro estudio, puede igualarse a éste; los principios que enseña, como el poder y la naturaleza de su Autor, son omnipotentes. Es capaz de impartir la educación más alta a la cual una mente humana puede alcanzar.—Carta 64, 1909.

No es seguro para nosotros alejarnos de las Sagradas Escrituras, y hacer únicamente una lectura casual de sus páginas sagradas. … Ceñid la mente a la elevada tarea que ha sido puesta delante de ella, y estudiad con un decidido interés, para que podáis entender la verdad divina. Aquellos que hacen esto, quedarán sorprendidos de encontrar lo que la mente puede lograr.—The Youth’s Instructor, 29 de junio de 1893.

Las mentes de todos aquellos que estudien la Palabra de Dios, se ampliarán. Mucho más que cualquier otro estudio su influencia está calculada para acrecentar los poderes de la comprensión, y dotar a cada facultad de un nuevo poder. Coloca a la mente en contacto con principios de verdad amplios y ennoblecedores. Coloca a todo el cielo en una estrecha conexión con las mentes humanas, impartiendo sabiduría, conocimiento y comprensión.

La mente se empequeñece y vulgariza cuando se espacia en producciones comunes, y se alimenta de los escritos de hombres no inspirados…. El entendimiento se acomoda inconscientemente a la comprensión de las cosas que le son familiares, y en la consideración de esas cosas finitas, el entendimiento se debilita, sus capacidades se contraen, y después de un tiempo es incapaz de expandirse. …

Todo el conocimiento obtenido en esta vida de prueba, el cual nos ayudará a formar caracteres que nos capacitarán para ser compañeros con los santos en luz, es una verdadera educación. Nos proporcionará bendiciones a nosotros y a otros en esta vida, y nos asegurará la vida futura e inmortal, con sus riquezas  imperecederas.—Manuscrito 67, 1898.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*