28 de octubre | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | Las bendiciones de las burlas

«Dios los bendice a ustedes cuando la gente les hace burla y los persigue y miente acerca de ustedes y dice toda clase de cosas malas en su contra porque son mis seguidores». Mateo 5:11, NTV

NADIE, ENTRE LOS SERES HUMANOS, fue calumniado más cruelmente que el Hijo del hombre. Fue ridiculizado y escarnecido a causa de su obediencia inalterable a los principios de la santa ley de Dios. Lo odiaron sin razón. Sin embargo, él se mantuvo sereno delante de sus enemigos, declaró que el oprobio es parte de la heredad del cristiano y aconsejó a sus seguidores que no temieran las flechas de la malicia ni desfallecieran bajo la persecución.
Aunque la calumnia puede difamar el nombre, no puede manchar el carácter. Este es guardado por Dios. Mientras no consintamos en pecar, no hay poder humano o satánico que pueda dejar una mancha en el corazón. El cristiano cuyo corazón se apoya en Dios es, en la hora de las pruebas más terribles y en las circunstancias más desalentadoras, exactamente el mismo que cuando se veía en la prosperidad, cuando parecía gozar de la luz y el favor de Dios. Sus palabras, sus motivos, sus hechos, pueden ser desfigurados y falseados, pero no le importa; para él están en juego otros intereses de mayor importancia. Como Moisés, se sostiene «como viendo al Invisible» (Heb. 11: 27). […]
El Señor Jesús sabe todo lo que los seres humanos han entendido mal e interpretado incorrectamente. Con buena razón, por aborrecidos y despreciados que se vean, sus hijos pueden esperar llenos de confianza y paciencia, porque no hay nada secreto que no se haya de manifestar, y los que honran a Dios serán honrados por él en presencia de los seres humanos y de los ángeles.
«Dichosos serán ustedes —dijo Cristo— cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. Alégrense y llénense de júbilo» (Mat. 5: 11-12, NVI).— El discurso maestro de Jesucristo, cap. 2, pp. 56- 57.

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*