28 de octubre | Devocional: Alza tus ojos | Sean peculiares por causa de Cristo

No seguirás a los muchos para hacer mal, ni responderás en litigio inclinándote a los más para hacer agravios. Éxodo 23:2.

Ser diferente por el sólo hecho de serlo es positivamente detestable, está por debajo de la dignidad de un cristiano; pero serlo porque es necesario que así sea como consecuencia de adorar a Dios y sólo a El, coloca la dignidad celestial sobre el hombre… No debemos tener miedo de ser peculiares cuando el deber nos lo exige para exaltar y glorificar al Señor…

No busquen la peculiaridad por el sólo hecho de ser raros, sino con el motivo de evitar el pecado y la deshonra a Dios. Y en este caso no nos han de importar ni siquiera las multitudes que estén en nuestra contra. “No seguirás a los muchos para hacer mal”. Éxodo 23:2.

¿Es una virtud transgredir la Ley de Dios porque carece de validez en nuestro mundo? Al mundo puede parecerle un asunto insignificante que el cristiano para mantener la armonía, guarde el domingo como día de reposo en lugar del séptimo día, pero la Palabra de Dios dice que el séptimo día es su santo día. El hombre de pecado declara: “Yo establezco un día de reposo para ustedes y deben guardar el primer día de la semana”…

Dios posee una iglesia. No es una gran catedral, ni la iglesia oficial establecida, ni las diversas denominaciones; sino el pueblo que ama a Dios y guarda sus mandamientos. “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Mateo 18:20. Aunque Cristo esté aún entre unos pocos humildes, ésta es su iglesia, pues sólo la presencia del Alto y Sublime que habita la eternidad puede constituir una iglesia.

Donde dos o tres que aman y obedecen los mandamientos de Dios están presentes, Jesús los preside, ya sea en un lugar desolado de la tierra, en el desierto, en la ciudad o encerrados en los muros de una prisión. La gloria de Dios ha penetrado a estas últimas, colmando de gloriosos rayos de luz celestial las oscuras mazmorras. Sus santos pueden sufrir, pero sus sufrimientos, como los apóstoles de antaño, esparcirán su fe y ganarán almas para Cristo y glorificarán su santo nombre. La más amarga oposición dirigida por los que odian la gran norma moral de justicia de Dios no deberían sacudir, ni lo harán, al alma firme que confía plenamente en Dios…

Los que sean hacedores de la palabra estarán edificando sólidamente. Ni la tempestad ni la tormenta de la persecución conmoverán sus cimientos porque sus almas están arraigadas a la Roca eterna.—Carta 108, del 28 de octubre de 1886, a su hermana mayor y a su esposo quienes no habían aceptado la verdad del sábado.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*