28 de enero | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | La verdad es un precioso tesoro

Compra la verdad, y no la vendas; la sabiduría, la enseñanza, y la inteligencia. Proverbios 23:23.

La verdad es preciosa; ha obrado importantes cambios en la vida y el carácter, ejerciendo una gran influencia sobre las palabras, el comportamiento, los pensamientos y la experiencia.—Carta 14, 1885, pp. 11.

La religión de Jesucristo nunca degrada al que la recibe. Si encuentra hombres y mujeres terrenos, comunes, ásperos, faltos de palabras, poco amables, egoístas y atentos a sí mismos, la verdad recibida en el corazón comienza su proceso purificador y refinador. En las palabras, en el vestido y en todos nuestros hábitos, se advierte una reforma y la presencia de aquellas cosas que son agradables para Dios. Entonces todo el mundo puede ver su influencia en el proceso transformador.

La verdad refina el gusto y santifica el juicio. Eleva y ennoblece, y realiza silenciosa y constantemente su obra transformadora, hasta que todo el ser está limpio y es hecho un vaso de honra, bajo la operación del Espíritu Santo, para preparar al que recibe la verdad para la sociedad de los ángeles puros y sin pecado. …

La salvación que fue comprada para la humanidad a un precio tan infinito, debiera ser guardada por cada creyente, en los vasos más preciosos. Aquello que es de tanto valor debería considerarse en forma exaltada, y no rebajarse y hacerse común, por la aspereza e indignidad conservada por aquellos que reciben la verdad.—Manuscrito 43, 1891, pp. 5, 6.

La verdad como está en Jesús no es fría, sin vida y formal. … La verdad está llena de calor, de evidencia de la presencia de Jesús….

Tenemos un mensaje para darlo al mundo. Implica una cruz. Las verdades son desagradables porque requieren la negación del yo y la abnegación. Entonces, cuán esencial es que aquellos que llevan la verdad, cuando hablan fielmente la verdad, demuestren mediante cada palabra y acto que el amor de Cristo los mueve. La verdad es… siempre agradable, y aquellos que viven la verdad como está en Jesús deberían estudiar cómo presentarla, de modo que aparezca su hermosura.—Manuscrito 62, 1886, pp. 4, 5.

Atesorad la verdad sobre todas las cosas; no la vendáis por ningún precio.— Carta 8, 1873, pp. 10.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*