28 de enero | Devocional: Alza tus ojos |  Nuestro todopoderoso Protector

«Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano». Juan 10: 28

Jesús aprecia LOS ESFUERZOS de todo aquel que es tentado y probado. Le ruego pues que acepte las preciosas palabras de invitación de Jesús. Los que se esfuerzan por alcanzar la corona de vida inmortal encontrarán que las fuerzas de Satanás están desplegadas contra ellos, pero deben recordar que «ustedes, que por medio de la fe, son protegidos por el poder de Dios, para que alcancen la salvación lista ya para manifestarse cuando llegue el momento final» (1 Ped. 1: 5, RVC). Vivimos en el tiempo del fin, y Satanás está actuando con poder y astucia mediante sutiles tentaciones a fin de vencer a los que creen en Jesús. Puesto que es necesario que seamos protegidos «por el poder de Dios», cuando sea tentado, dé gloria a Dios, el cual es capaz de proteger a todo creyente para que no sea vencido por el astuto enemigo. […]

El astuto engañador ha demostrado ser acusador, mentiroso, torturador y asesino; pero no importa lo que induzca a otros a afirmar de usted, el Señor puede decirle al enemigo, como dijo a Pedro: «¡Quítate de delante de mí, Satanás!» (Mat. 16: 23), «no te interpongas entre mí y el alma por la cual di mi vida como rescate». Está en usted, mi tentada hermana, el resistir a Satanás con sus incitaciones y apóyese en Cristo. Manténgase junto a Jesús, aferre su mano de la de él, y él sostendrá firmemente la de usted; pues él jamás abandonará a quien en él confíe. […]

Una fe viviente en el poder de Jesucristo, no en sus propias fuerzas y ni en su personal sabiduría, le permitirá a usted superar todas las dificultades y tentaciones. Espere pacientemente, vele, ore y aférrese a las promesas. No importa cuánto la hayan herido sus enemigos, perdónelos; y manteniendo su fe en Cristo encontrará que él es para usted como la sombra de la roca en tierra calurosa. Soporte la presión por amor de Cristo, soporte las injusticias, sobrelleve el sufrimiento por causa de la fe, antes que pecar contra Dios tratando de evitarlo. […]

¿Será acaso que usted no va a poder participar con Cristo en sus sufrimientos? ¿No puede tolerar que su nombre sea denigrado y sufrir la pérdida de los bienes temporales? Podrá ser acusada falsamente; pero recuerde que Jesús soportó todo eso por usted, y no desmaye ante la tribulación. «Es mejor vencer al mal con el bien» (Rom. 12: 21, RVC). No se amargue ni se aparte de Jesús. El la ama. Deposite su confianza en él. […]

Jesús ve al tentado e imparte gracia y consolación que alivia al corazón quebrantado y contrito, al espíritu sumiso.— Carta 32, 28 de enero de 1894, dirigida a Miss Hartman.

 

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*